El arzobispo de Granada niega haber amenazado al sacerdote y defiende el libre ejercicio de su cargo

 

El arzobispo de Granada niega haber amenazado al sacerdote y defiende el libre ejercicio de su cargo

Actualizado 14/11/2007 14:32:22 CET

GRANADA, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, ha negado haber amenazado al sacerdote Javier Martínez Medina, que lo denunció por injurias, calumnias, acoso moral, lesiones y coacciones, por lo que hoy es juzgado, y ha defendido su libertad de actuación como responsable de la Diócesis.

El prelado justificó ante el titular del Juzgado de lo Penal número 5 de Granada, Miguel Ángel Torres, la destitución del sacerdote y su retirada de la Cátedra de la Facultad de Teología a una "pérdida de confianza" y señaló que los obispos son "perfectamente libres en las decisiones que toman en sus Diócesis", por lo que dijo no tener que dar "explicaciones".

Ésta es la primera vez que un arzobispo se sienta en el banquillo de los acusados en la jurisdicción ordinaria por estos motivos, después de que haya prosperado la denuncia que presentó el sacerdote, que considera que el arzobispo actuó "en represalia" con él por la relación que tenía con la entidad Cajasur, con la que el arzobispo había mantenido un "duro enfrentamiento" en Córdoba, según el denunciante.

Esta entidad fue la que financió un libro sobre la Catedral, que había sido encargado por el anterior arzobispo, Antonio Cañizares, y que fue paralizado por el actual.

El prelado mantuvo que es "completamente falso" que su relación con Cajasur tuviera que ver en la destitución del sacerdote de todos sus cargos, si bien reconoció que tuvo "momentos de diferencias" con la entidad financiera, aunque negó que su marcha de Córdoba tuviera que ver con esa situación.

Aseguró asimismo que ahora mantiene una "relación cordial" con Cajasur y sostuvo que prefirió dedicar los bienes de la Iglesia a otra "cosa diferente" al libro encargado. Además dijo que no conocía que el denunciante era archivero capitular de la Catedral en el momento en el que lo cesó de todas sus responsabilidades.

Monseñor Francisco Javier Martínez ha respondido ya a las preguntas de la acusación y la defensa, mientras que el fiscal, que ha solicitado su libre absolución, no ha inquirido al acusado. El querellante es el que declara ahora, tras lo que llegará el testimonio de los testigos.

El prelado acudió pasadas las 8.30 horas a los juzgados de La Caleta de la capital granadina y antes lo hizo el querellante, el sacerdote Javier Martínez Medina. En las inmediaciones de las instalaciones judiciales no se concentraban a esa hora fieles, al contrario de lo que ocurrió durante la fase de instrucción, el 5 de junio de 2006, cuando el arzobispo prestó declaración judicial y fue recibido entre aplausos por decenas de personas que esperaron su salida rezando el rosario.

Un total de 53 periodistas de 20 medios diferentes se han acreditado desde las 8.00 horas de hoy, profesionales que ocupan mayoritariamente la sala donde declara ya el prelado. Además, para evitar incidentes de cualquier tipo, la Policía Local de Granada ha acordonado una zona de seguridad de la entrada de los juzgados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies