Asociación de víctimas de agresiones sexuales avisa de que la castración química puede provocar más violencia

Actualizado 25/08/2007 18:39:34 CET

VALLADOLID, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Asociación de Defensa de Víctimas de Agresiones Sexuales y Malos Tratos (ADAVASMYT), Rocío Mielgo, aseguró que la castración química puede provocar una "violencia más extrema" en los agresores sexuales debido a la "impotencia" que les provocaría verse castrados, algo que haría que "la vida de la víctima corra mayor peligro".

En declaraciones a Europa Press, incidió en que la medida "no sirve de nada ya que los abusos sexuales, y específicamente cuando se trata de menores, no tienen por qué estar relacionados con el deseo sexual sino que tienen que ver con el dominio y el hacer daño", por lo que consideró que si los agresores no tienen posibilidad de introducir en sus víctimas sus órganos genitales, podrían llegar a "utilizar palos".

Por ello, la máxima responsable de ADAVASYMT en Valladolid incidió en que la mejor medida, "que no la panacea", para este tipo de delitos sigue pasando por el cumplimiento íntegro de las penas. "Sabemos que los violadores son reincidentes, que cuando salgan de prisión van a reincidir y que la prisión no les ayuda a reciclarse", subrayó.

Asimismo, tras solicitar para los violadores el mismo trato que se da a los condenados por terrorismo, indicó que "los agresores deberían saber que en 20 ó 30 años no van a salir a la calle", algo que provocaría a su vez que las "posibles víctimas estén tranquilas de que los violadores no vayan a tener permisos, ni salidas ni tercer grado".

REEDUCACIÓN Y TERAPIA PSICOLÓGICA

Por su parte, la psicóloga de la asociación, Elena Señorans, añadió que "si hay algo eficaz tiene que ser la terapia psicológica, la terapia cognitiva y la reeducación", aunque apuntó que "la pena de cárcel por si misma tampoco es útil de cara a la reinserción", ya que existen casos de personas que tras estar privadas de libertad "muchos años" han vuelto a reincidir.

La psicóloga señaló que la castración química propuesta por el presidente de la República francesa, Nicolas Sarkozy, se trata "en realidad" de un "inhibidor de hormonas" que no va a curar "la agresividad y el sadismo" de los agresores.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies