La AVT cree el sustituto de Txeroki buscaba "afianzarse en el puesto" y demostrar que ETA "sigue activa"

Actualizado 04/12/2008 14:56:10 CET

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Juan Antonio García Casquero, recordó hoy que al frente de ETA se sitúa "un sustituto" del que era jefe militar de la organización terrorista, Garikoitz Aspiazu, 'Txeroki', que tenía que "afianzarse en el puesto y demostrar que siguen activos". "Y qué mejor manera que asesinando", se preguntó.

Casquero condenó el atentado perpetrado ayer contra el empresario Ignacio Uría en Azpeitia (Guipúzcoa) y lamentó que pocos vecinos secundasen la concentración de repulsa convocada en el municipio. "La gente tiene miedo, muchos han tenido que abandonar el País Vasco y los que se quedan lo único que pueden hacer es adaptarse y someterse al terror", argumentó en declaraciones a Telemadrid recogidas por Europa Press.

"Es hora de pedir al Gobierno vasco y a todos los partidos vascos que se dejen de ambigüedades y que exijan a ETA que deje de matar, tienen que posicionarse con los demócratas", continuó antes de rechazar también la actitud de los partidos políticos diciendo que se derrotará a la organización terrorista "cada vez que hay un asesinato". "Pero las palabras son palabras y lo que nosotros queremos son hechos", enfatizó.

"¿SE SIGUE NEGOCIANDO?"

En este sentido, reconoció estar "harto" de que todavía se planteen posibles diálogos con ETA. "¿Se sigue negociando?, ¿sigue habiendo contactos? --se preguntó--. Nosotros como asociación lo único que podemos hacer es estar ojo avizor, estar en cuarentena y nunca dejar de pensar que se puede estar negociando con ETA".

Casquero también arremetió contra el PNV y defendió que no se puede acabar con ETA "si el partido político que gobierna el País Vasco no va contra ETA". Además, reclamó que no se paralicen las obras del TAV porque entonces se estaría diciendo a la organización terrorista que "su chantaje está dando sus frutos".

OTAOLA: "NI PNV NI EA QUIEREN MOCIÓN DE CENSURA"

Por su parte, la alcaldesa de Lizarza, Regina Otaola, reclamó la disolución del Ayuntamiento de Azpeitia y advirtió de que el hecho de que los concejales de ANV no condenaran el atentado "es razón suficiente". Sin embargo, defendió que también existen razones "suficientes" para proceder a la disolución de todos los consistorios gobernados por ANV.

"Y se puede dar otro paso, la moción de censura --argumentó--. Si ANV gobierna en minoría y si PNV, EA, el PSE y nosotros vamos unidos podemos desalojarlos del gobierno, pero ni PNV ni EA quieren hacerlo". Además, considera que los socialistas vascos tampoco quieren disolverlos porque "la imagen, según ellos, es de rechazo". "Hasta que aquí no seamos todos valientes, seguiremos viendo asesinatos, chantajes y miedo en la gente", enfatizó.

Otaola también recordó que ANV tiene acceso a las cuentas públicas y defendió que a esos ayuntamientos "no tendría que ir ni un solo euro" de los 8.000 millones destinados por el Gobierno a las entidades locales. "Son ayuntamientos gobernados por terroristas, y a ver si nos dejamos de tonterías. Pero hay que posicionarse claramente y el PSOE hoy por hoy tampoco está en esa labor", concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies