EB dice que ETA está "condenada al fracaso" y reivindica que "la mejor respuesta" es el diálogo y el acuerdo

Actualizado 19/05/2008 14:19:40 CET

Cree que Zapatero e Ibarretxe deben trasladar "el mensaje" de que el futuro de Euskadi lo decidirán instituciones y ciudadanía

BILBAO, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de la Ejecutiva de EB, Mikel Arana, denunció hoy que ETA actúa como "una organización mafiosa" en la "falsa creencia" de que "podrá forzar una nueva negociación con el Estado" y le advirtió de que su estrategia está "condenada al fracaso". En este sentido, afirmó que "la mejor respuesta" ante la "escalada terrorista" es la defensa del "diálogo democrático" y la búsqueda de acuerdos, y señaló que José Luis Rodríguez Zapatero y Juan José Ibarretxe tienen, en su encuentro de mañana, "una oportunidad única" para "trabajar conjuntamente" en la normalización y la convivencia.

En una rueda de prensa en Bilbao, manifestó su condena "más enérgica" ante la "nueva babaridad" cometida por ETA esta noche en Getxo, así como su solidaridad a las personas afectadas por la explosión de la furgoneta.

Arana denunció que "ETA es hoy una organización mafiosa que asesina, coacciona y amenaza" con el doble objetivo de "mantener su protagonismo" en la vida política vasca y "generar más dolor y sufrimiento" en la "falsa" creencia de que de esta manera "podrá forzar una nueva negociación con el Estado".

No obstante, advirtió de que "esta estrategia está condenada al fracaso" ya que, según insistió, "no vamos a darle ningún protagonismo en la vida política vasca porque nuestro futuro lo construiremos entre nuestras instituciones, formaciones políticas, agentes sociales y ciudadanía".

Asimismo, aseguró a ETA que no cuenta con "ningún apoyo" en la sociedad vasca y, en este sentido, señaló que la izquierda abertzale "calla exclusivamente por miedo", siendo "rehén" de la organización terrorista. De este modo, afirmó que "tiene el respaldo unámnime de la ciudadanía vasca para romper amarras" con ETA y provocar, "con su rechazo expreso a la violencia", el final de la banda "de una vez por todas".

En este contexto, se mostró convencido de que "la mejor respuesta" que las instituciones, los partidos y los ciudadanos pueden ofrecer a la "escalada terrorista" es la defensa del "diálogo democrático", así como la búsqueda de "acuerdos y consensos".

En este sentido, aseguró que el lehendakari, Juan José Ibarretxe, y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "tienen una oportunidad única" en la reunión que mantendrán mañana en Madrid, para "trabajar conjuntamente en la reconciliación social, la normalización política y la convivencia plural en Euskadi".

Según indicó, ETA "se crece" ante la división y, por el contrario, "se debilita" ante el acuerdo. Además, reiteró que la propuesta trasladada por el lehendakari en nombre del Gobierno vasco es "legítima y democrática, que no impone nada y está abierta desde la primera coma hasta la última para su debate".

FACTIBLE CON VOLUNTAD

El dirigente de EB destacó que, "lógicamente, en una única reunión no es posible alcanzar un acuerdo de esta magnitud", pero se mostró convencido de que si Rodríguez Zapatero "tiene voluntad de dialogar y pactar sí será factible alcanzar un acuerdo" entre instituciones que posteriormente sea "avalado" por la ciudadanía vasca.

Arana indicó que el presidente del Gobierno "ha negociado con ETA y con Batasuna" como "todos los gobiernos desde la transición democrática" porque "es la obligación" de los ejecutivos "apostar por las vías para lograr el cese de la violencia" con el objetivo de conseguir "un escenario de paz definitivo".

No obstante, a su entender, en este momento "no se le puede dar a ETA un papel como interlocutor". De este modo, insistió en que "la única interlocución legítima" la tienen las instituciones y la ciudadanía.

"Hay que decirle a ETA y a la izquierda abertzale con claridad que el futuro de Euskadi no está en sus manos y no se pactará jamás ni en reuniones clandestinas en Loiola, ni en Europa ni en ningún otro sitio. Se pactará y se decidirá de común acuerdo entre las instituciones, formaciones políticas, agentes sociales y la ciudadanía. Y éste es el mensaje que tienen que trasladar conjuntamente Zapatero e Ibarretxe mañana", insistió.

Finalmente, aseguró que la sociedad vasca "espera un principio de acuerdo y exige un pacto de mínimo", por lo que "no acepetará un no como única respuesta" a la iniciativa de Gobierno vasco.