La presidenta del TC confía en que el sistema democrático acabe con este fenómeno que atenta contra la vida

 

La presidenta del TC confía en que el sistema democrático acabe con este fenómeno que atenta contra la vida

Actualizado 04/12/2008 18:11:39 CET

María Emilia Casas resalta el texto "sabio" de la Constitución que ha permitido la paz "a pesar de la crisis económica y del terrorismo"

VALENCIA, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

La presidenta del Tribunal Constitucional (TC), María Emilia Casas, mostró hoy su confianza en que la "fortaleza" del sistema democrático actual "pueda acabar" con el "horrible" fenómeno del terrorismo que, a su juicio, "no respeta el derecho más fundamental de todos, el derecho a la vida", contemplado en la Constitución española.

Casas se pronunció en estos términos durante su intervención en la clausura de las VII Jornadas realizadas en la Facultad de Derecho de Valencia, que abordan la Declaración Universal de los Derechos Humanos sesenta años después, en relación al asesinato cometido por la banda terrorista ETA del empresario vasco Ignacio Uria, para el que mostró su "plena" condena.

En su discurso, resaltó que en esta ocasión, la celebración de los 30 años de Constitución y de los 60 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que "tenía que ser alegre", puntualizó, "desgraciadamente se ha visto, una vez más, afectada por un hecho execrable como es el asesinato de Ignacio Uria". Así, mostró su deseo de que con la "fortaleza" del sistema democrático "se pueda terminar" con este "horrible" fenómeno que "no respeta el derecho más fundamental de todos, el de la vida".

Este derecho está contemplado en la Constitución, un texto que Casas definió como "realmente sabio" que ha permitido a los españoles, a lo largo de 30 años que tiene de historia, un periodo de paz, libertad, convivencia, democracia y prosperidad" a pesar, matizó, "de la crisis económica y del fenómeno del terrorismo".

Sobre la Constitución, resaltó que los ciudadanos "gozan y disfrutan" de unos derechos fundamentales y libertades públicas que "normalmente" suelen respetar los poderes públicos, y que ante supuestos lesivos, los miembros del Poder Judicial "aplican con absoluta rigidez". Aseveró que "no hay Constitución sin derechos fundamentales" y destacó que ésta "consagra" a España como Estado social y democrático, ya que incluye normas que tienen un "valor preferente" y que se "imponen" a todos los poderes públicos y a los ciudadanos en general.

En cuanto a los derechos fundamentales, resaltó que éstos tampoco existen si no se reconocen a todos, por lo hizo referencia a la "importancia" del valor de la igualdad, también recogido en la jurisprudencia. A su entender, el "disfrute igual" de los derechos es un elemento definido "muy importante" de la construcción hecha por la jurisprudencia constitucional.

INSPIRADOR "DIRECTO"

Asimismo, resaltó que la Constitución está imbricada de manera estable con la Declaración Universal de Derechos Humanos por varias razones, entre ellas, porque el primer texto reconoce derechos fundamentales y libertades públicas que tienen como elemento inspirador "directo" la Declaración y otros textos internacionales.

A este respecto, aseveró que el Tribunal Constitucional ha hecho una utilización "excelente" de su mandato de interpretación, tanto sobre la Declaración de Derechos Humanos como de otros textos internacionales. No obstante, indicó que a su parecer, resultaba "significativo" el hecho de que la Constitución no haga referencia expresa a la palabra "Europa", y sí hace referencia a la Declaración de los Derechos Humanos.

Por otro lado, y más concretamente respecto al papel que juega el Tribunal Constitucional, indicó que ha reconocido derechos "importantes" como el derecho a la doble instancia penal o, lo que es lo mismo, a la revisión por un tribunal superior de una condena penal; el derecho a no ser sancionado dos veces por lo mismo; el reconocimiento de un derecho a la libertad informática, marcando los límites; o la extensión del derecho a acceder en condiciones de igualdad y de permanecer en el desempeño de funciones y cargos públicos.

Preguntada por la renovación del TC, Casas indicó que no era la persona indicada para responder a este asunto porque "quien renueva es el Senado", así que matizó que no podía responder y que, además, no tenía información a este respecto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies