La Audiencia Nacional absuelve a 'Jabalí' de intentar matar a Patxi López

Publicado 27/04/2016 15:37:47CET

Impone siete años por integración al considerar probado que se reunió en Francia con miembros de ETA

MADRID, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha absuelto este miércoles al presunto miembro legal de ETA Tomás Miguel Madina Etxebarria, alias 'Basurde' (Jabalí), de intentar asesinar en 2010 con un rifle con mira telescópica al entonces lehendakari Patxi López y al que fuera consejero de Interior del Gobierno vasco, Rodolfo Ares. No obstante, le ha condenado a siete años por el pertenencia a organización terrorista.

El acusado, se enfrentaba a una petición de pena de 40 años de prisión por la comisión de delitos de participación activa en organización terrorista y dos de asesinato terrorista en grado de conspiración. La Fiscalía le consideraba un experto en armas aunque él negó durante el juicio celebrado en ser un tirador selecto y aseguró que sólo cazaba perdices y otras aves de caza menor con la ayuda de perros.

Además, concretó que el objetivo del arma que le fue incautado en su casa durante su detención correspondía a una escopeta de aire comprimido que le regaló su madre siendo niño. La mira telescópica, presuntamente destinada a cometer el atentado, habría sido facilitada, según la investigación, por el 'comando' que fue interceptado el 10 de enero de 2010 en la localidad zamorana de Bermillo de Sáyago, que tenía previsto facilitar este material al 'comando Otazua' para cometer este atentado y otros, entre ellos uno contra las torres KIO de Madrid.

En su sentencia los jueces Ángela Murillo, Carmen Paloma González y Juan Francisco Martel consideran que "no ha quedado acreditado" que, siguiendo los mandatos de ETA, estuviera preparando una acción contra la vida de los que fueran lehendakari y consejero de Interior.

No obstante, los jueces apuntan que existen pruebas suficientes para vincular a Madina Etxebarría con la organización terrorista ETA. Aseguran que mantuvo un primer contacto en la localidad francesa de Castres en 2009, con el miembro de ETA Joanes Larrechea que "le instruyó y adiestró" durante dos días en agosto.

Durante la vista oral, el acusado concretó que recibió dos misivas de la organización, que rompió por temor, y en las que se le proponía "ayudar". Tras la llegada de la segunda carta decidió acudir a la cita fijada para dar la respuesta para evitar que ETA siguiera insistiendo.

De este modo, justificó su presencia en la localidad francesa de Castres, dónde fue detectado por la vigilancia policial montada en el municipio. En ese contacto con un integrante de ETA Madina se negó a prestar colaboración y dijo que no quería "meterse en líos" ni "jugarse la vida" ya que tenía dos hijos muy pequeños, el menor de poco más de un año.

Los magistrados no dan credibilidad a esta versión. "No existe una explicación verosímil de la realización de un viaje tan largo a Francia para simplemente negar formar parte de la organización ETA", indican. Agregan que esta no fue la única cita orgánica ya que, a pesar de mantener una actividad normal, intentó mantener un encuentro fallido con miembros de la banda en mayo de 2010.