La Audiencia Nacional confirma la extradición a Egipto del empresario vinculado a Mubarak y sus dos hijos

Actualizado 11/05/2012 14:59:59 CET

MADRID, 11 May. (EUROPA PRESS) -

El Pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, presidido por el juez Fernando Grande-Marlaska, ha confirmado la extradición a Egipto del empresario Hussein Salem, vinculado al expresidente Hosni Mubarak, y reclamado por la comisión de delitos económicos durante el anterior régimen. También se ha mostrado favorable a entregar a los hijos del industrial, Khaled y Magda, relacionados con los mismos hechos.

Los magistrados que forman parte del Pleno confirman de este modo la decisión tomada por las secciones Tercera y Cuarta que imponían tres condiciones para entregar a los reclamados. Así, solicitaban que Salem y sus hijos --que fueron juzgados y condenados en rebeldía por un tribunal egipcio en octubre de 2011-- sean enjuiciados de nuevo por un tribunal diferente para así garantizar su derecho a un juez imparcial.

Concretaban, además, que los Salem podrían, en el caso de ser condenados, cumplir la pena impuesta en España si así lo solicitan, en virtud de la aplicación del Convenio entre el Reino de España y la República Árabe de Egipto sobre Traslado de Personas Condenados. Imponían también, como garantía, la prohibición de que sean condenados a cadena perpetua, pena no prevista en el ordenamiento jurídico español.

El hispanoegipcio Salem, que roza los 80 años, está acusado en Egipto de emplear sus influencias personales con el ex presidente Mubarak para que, a cambio de la donación de cinco mansiones, obtener la emisión de decretos de adjudicación de terrenos muy valiosos. También se le acusa de conseguir de forma fraudulenta contratos públicos de venta y exportación de gas natural a Israel.

El empresario se encuentra en libertad provisional tras abonar sendas fianzas por un importe total de 6,2 millones de euros impuestas por dos jueces de la Audiencia Nacional --Eloy Velasco y Pablo Ruz-- que le investigan por la comisión de un delito de blanqueo de capitales. En concreto Ruz instruye el posible blanqueo de Salem de 33 millones de euros.

Las secciones rechazaban los argumentos de la defensa, que invocaban la nacionalidad española de los reclamados, y aseguraban que su renuncia a la nacionalidad egipcia "fue meramente formal" ya que continuaron siendo titulares de documentos de identidad y pasaportes de ambos países.

Añadían que apenas existen pruebas sobre su arraigo personal y familiar en España y especifica que Salem ha realizado en los últimos años "incesantes viajes y largas estancias en su país de origen".

Tampoco consideraban los magistrados que existan pruebas de que los reclamados podrían ser sometidos en Egipto a un trato inhumano o degradante ni de que el único fin de la solicitud de entrega sea "la persecución política".

El empresario fue detenido el pasado mes de junio en la urbanización madrileña de la Moraleja. En el transcurso del operativo fueron bloqueadas cuentas del empresario con 32.500.000 euros e incautados inmuebles en Madrid y en la Costa del Sol, en Marbella, por valor de otros 10 millones de euros.

Tras el arresto, Salem sufrió dolencias cardiacas que obligaron a su ingreso en un hospital de Madrid. El acusado, que quedó después de la hospitalización en arresto domiciliario, recuperó finalmente su libertad tras afrontar las fianzas por importe de varios millones de euros impuestas por los magistrados encargados de investigarle en España.

Salem huyó de Egipto el pasado 3 de febrero, ocho días antes de que Hosni Mubarak abandonase la presidencia tras tres décadas en el poder. Ahora, la justicia de aquel país investiga si Salem cometió algún tipo de fraude durante el mandato de su aliado y, en particular, si a través de la empresa EMG vendió gas a precios inferiores al de mercado a varios países, entre ellos Israel.

Los investigadores de la UDEF de la Comisaría General de Policía Judicial tuvieron conocimiento a través de los servicios de inteligencia criminal y coordinación internacional de una Orden de Detención Internacional contra Salem dictada por las autoridades egipcias, por un presunto delito de estafa y especulación.

INGRESOS MILLONARIOS

Las indagaciones realizadas por la Policía tras conocer la petición de las autoridades egipcias concretaron que tanto Hussein Salem, como su entorno familiar habían recibido en sus cuentas bancarias en nuestro país más de 17 millones de euros.

Los datos obtenidos por los agentes apuntan a que estos fondos habrían sido obtenidos ilegalmente por el empresario en Egipto y posteriormente canalizados a depósitos bancarios de su ámbito empresarial y familiar a través de un entramado de empresas creado en torno al testaferro turco.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies