La Audiencia Provincial de Cádiz condena a 18 años de prisión al joven que mató a un hombre en El Puerto de un disparo

Actualizado 16/12/2006 12:13:16 CET

CADIZ, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Cádiz condenó a 18 años y medio de prisión y un total de 240.000 euros en concepto de indemnizaciones a los perjudicados al joven J.M.D.G, de 24 años de edad, por matar de un tiro en diciembre de 2002 a un hombre en la variante de Rota en el término municipal de El Puerto de Santa María (Cádiz) y haber disparado previamente en otro punto de la ciudad a otro ciudadano que circulaba en una motocicleta.

La sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, condena al joven a 16 años de prisión por autor de un delito de asesinato consumado (por la muerte de J.V.M.M. tras pegarle un tiro en el estómago), así como a dos años y seis de prisión por un delito de lesiones en grado consumado (por las lesiones ocasionadas a la persona que disparó cuando ésta circulaba en motocicleta).

Además, en concepto de indemnización a los perjudicados, la Audiencia condena a pagar 6.300 euros a la persona que conducía la motocicleta por los días de incapacidad y las secuelas sufridas, además de 60.000 euros para el padre del fallecido por el disparo, 30.000 euros a cada uno de los dos hermanos y 120.000 euros a la que era su pareja.

En la sentencia, la Sección Primera de la Audiencia considera probado que J.M.D.G. el 22 de diciembre de 2002 al término de una siesta en el domicilio en el que convivía con su pareja sentimental, se dispuso a llevar a ésta y dos menores (uno de ellos hijo de su relación con la mujer) al hospital para hacer una revisión.

Así, montó a los dos niños y a su pareja en el asiento posterior del vehículo, donde en el asiente del copiloto se encontraba una escopeta del padre que éste utilizaba habitualmente. Al llegar a la explanada del cementerio, el joven detuvo el vehículo a causa de una fuerte discusión con su pareja y fue entonces cuando cogió la escopeta y, sentado en la puerta del conductor, disparó contra un hombre que circulaba por la glorieta con su ciclomotor, causándole lesiones.

Posteriormente, arrancó el vehículo y lo puso en marcha en dirección a Fuentebravía. Al llegar al hospital, la compañera le dijo que lo iba a denunciar, por lo que volvió a arrancar el coche, dio la vuelta y le dijo a su compañera que la iba a llevar a casa para matarla a ella y a los niños.

En una de las rotondas que cogió no respetó el ceda el paso, lo que fue recriminado por unos conductores que tuvieron que esquivarlo y el joven respondió sacando por la ventanilla la escopeta y diciéndole "reíros ahora".

Así, según la sentencia a la que tuvo acceso Europa Press, continuó circulando en dirección a su domicilio y entre las 17.45 horas y las 18.00 horas en la variante de Rota, dio un frenazo y derrapó el vehículo haciendo un trompo. Esto fue presenciado por J.V.M.M. que caminaba por la vía de servicio paralela a la carretera y al que el acusado le preguntó que qué miraba.

Al llegar a su domicilio, sin permitir que nadie se bajara del vehículo, aceleró nuevamente y le dijo a su compañera que la llevaba a los campos para matarla, dirigiéndose por el camino de servicio por el que aún caminaba J.V.M.M. Fue entonces cuando preguntó a su compañera si quería ver "como mato a un tío", colocándose a continuación a la altura del viandante y llamándolo para que se acercara diciéndole: "oiga, venga".

J.V.M.M. se acercó y cuando estaba junto a la ventanilla del copiloto le preguntó si quería que le pegara un tiro, mientras cogía al mismo tiempo la escopeta y a una distancia de un metro entre el cañón y la víctima, efectuó un disparo que impactó en el abdomen y le causó la sección de la aorta abdominal e ilíaca primitiva izquierda, provocándole la muerte.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies