La Audiencia Provincial de Castellón confirma la suspensión de custodia de una madre por los maltratos a la hija

Actualizado 05/04/2012 20:11:18 CET

VALENCIA, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Castellón ha confirmado la suspensión de la guarda y custodia de una madre respecto a su hija de 3 años, que fue maltratada, así como la prohibición de acercamiento a menos de 500 metros de su compañero sentimental.

Los hechos sucedieron el 21 de septiembre de 2011 cuando el juzgado de guardia recibió un parte del Hospital de la Plana de Vila-real por una posible agresión a una niña de tres años y en la que se comunicaba la sospecha de malos tratos.

La policía que investigó los hechos recogió las declaraciones de una vecina en la aseguró a los agentes que el martes sobre las 19.00 horas oyó cómo la menor decía "no me pegues no me pegues" y en el atestado figura también que al compañero de la madre se le intervino una bolsista de plástico con marihuana y una navaja con una hoja de 12 centímetros. El hombre tenía 14 detenciones en la policía y cinco por la Guardia Civil.

En el parte médico forense se apreciaban en la menor seis hematomas en la cabeza, dos en el tronco, y varios en número en las extremidades con excoraciones. Según el infome, las lesiones de las rodillas pueden haber sido producidas por caídas y el retos son típicos golpes producidos por una tercera personas con las manos y lo puños, mientras que una excoración lineal en la rodilla se produjo con un objeto punzante. La maestra de la menor declaró que le vio los moratones y que eran "muy visibles y muy evidentes" y de hecho el abuelo se lo dijo cuando la dejó en el colegio.

La dirección territorial de Castellón acordó el 28 de septiembre por el procedimiento de urgencia declarar a la menor en situación legal de desamparo y la Generalitat asumió la tutela hasta que se le concedió a los tíos.

La Audiencia considera ante estos antecedentes "obligado" ratificar el auto recurrido ya que existes "lógicos indicios de malos tratos" aunque señala que la instrucción de la causa deben continuar hasta que se acredite cuál de las personas que estaban cerca de la menor fue la causantes, si lo fue la madre su compañero o incluso e padre biológico ya que todos ellos estuvieron cerca de la pequeña antes de ser llevada al Hospital.

PROTECCION DE LA MENOR

Además, las lesiones se produjeron, según el parte, entre tres días y una semana y unas de ellas eran recientes pero otras tenían más días de evolución. Por todo ello, concluye que se debe proteger a la menor y que las medidas adoptadas son cautelares y se pueden dejar sin efecto en el momento en que se tengan datos concretos sobre los hechos y el autor.

La instructora de la causa estimó que existen indicios sólidos para entender que los hechos pueden atribuirse a la madre y al novio de ésta tanto por la vecina, la llamaDA efectuada por el novio de la madre a padre de la niña, los antecedentes penales del novio y el expediente de servicios Sociales.

Además, entiende que las lesiones no las causó el padre biológico por la credibilidad que le dio su declaración, aunque afirma que el progenitor "debió ver aquellas noche los hematomas y moratones que tenía la menor y no hizo nada por ello". Por todo ello, la sala estima y procede la ratificación del auto recorrido y pide a la señora Instructora que se realice una pronta tramitación de la instrucción en cuando le sea posible.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies