Audiencia de Valladolid confirma pena de 4,5 años de cárcel a un septuagenario por abusar de su nieta y una amiga

 

Audiencia de Valladolid confirma pena de 4,5 años de cárcel a un septuagenario por abusar de su nieta y una amiga

Actualizado 15/02/2006 19:16:54 CET

VALLADOLID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia de Valladolid ha ratificado la pena de más de cuatro años y medio de cárcel impuesta a un hombre de 70 años, M.V.P, vecino de un pueblo de Tierra de Pinares, por abusos sexuales sobre su nieta y una amiga de ésta, de 14 y 12 años, registrados en junio de 2004.

En su fallo, la Sala desestima el recurso de apelación interpuesto por la defensa del condenado y confirma la sentencia del Juzgado de lo Penal número 3 que le halló autor de dos delitos continuados de abuso sexual y le impuso dos años, seis meses y un día de prisión por un de ellos, otros dos años y un día por el otro, la prohibición durante cinco años de acercarse a las dos niñas a menos de 300 metros y de comunicarse con ellas por cualquier medio, así como la obligación de indemnizar a cada una de sus víctimas con 1.500 euros, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

El fiscal había solicitado para el condenado 3 años de cárcel por dos delitos de abuso sexual, mientras que la abogada de la menor de las niñas, en representación de la Asociación de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales y Malos Tratos de Valladolid (ADVASYMT), había elevado la petición de prisión a 6 años por los mismos delitos, junto con la prohibición de residir en el pueblo por espacio de 5 años.

Durante el juicio, el acusado, que incurrió en varias contradicciones, alegó que eran las propias niñas las que le besaban y que todo obedecía a meros juegos, mientras que, por contra, ambas menores ratificaron lo denunciado en su día, en el sentido de que el anciano aprovechaba la ausencia de su esposa del domicilio para tocarles el culo y el pecho.

Entre los distintos testigos que testificaron en la vista, una psicóloga aseguró que a resultas de los hechos la menor de las víctimas sufrió un trastorno de estrés postraumático del que aún no se ha recuperado, al tiempo que el forense declaró que el acusado es totalmente imputable debido a que sabía perfectamente lo que hacía.

Los hechos fueron denunciados el 21 de junio de 2004 ante el Juzgado de Instrucción número 2 de Medina del Campo, cuya titular dictó un auto cuatro días después acordando el ingreso en prisión del citado individuo.

Se da la circunstancia de que la nieta del septuagenario reside en una localidad madrileña y no ha vuelto al pueblo del abuelo desde que se produjeron los hechos. Sin embargo, la otra niña sigue viviendo en el mismo término donde reside el acusado y a menudo coincide con él por la calle.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies