AUGC denuncia que una veintena de guardias civiles del puesto de Zarautz están de baja médica por el mal clima laboral

Actualizado 04/10/2007 15:39:18 CET

La asociación pedirá al Ministerio de Interior "una investigación interna" sobre los mandos y su "suspensión cautelar"

SAN SEBASTIAN, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) del País Vasco denunció hoy que una veintena de agentes de los 33 que integran "la plantilla real" del puesto de Zarautz "se encuentran de baja médica" por el "comportamiento autoritario y nada respetuoso" de los oficiales con sus "derechos elementales".

En un comunicado, la AUGC denunció "el mal clima laboral existente en este acuartelamiento debido al estilo de mando y talante de los oficiales". Aseguró que la situación es "insoportable", y "ha minado la moral de la mayoría de los agentes allí destinados", por lo que sus servicios jurídicos estudian "presentar una demanda por si los hechos fueran constitutivos de un delito de abusos".

Además, la asociación se dirigirá a la Subdelegación del Gobierno y al Ministerio de Interior para solicitar "una investigación interna sobre los mandos de dicho acuartelamiento" de cara "dilucidar sus responsabilidades en todo este asunto". Finalmente, pedirá "la suspensión cautelar de estos oficiales en el ejercicio del mando".

DESFILES CASTRENSES

Por otra parte, la AUGC-País Vasco criticó "la supresión de la acumulación de descansos en las comandancias de Guipuzcoa y Navarra, aduciendo, para ello, los actos conmemorativos de la patrona de la Guardia Civil".

"Los desfiles y actos castrenses de dicha festividad que, en nuestra opinión, nada aportan a una visión moderna y policial de la institución, una vez más acarrea un injustificable recorte de derechos para los guardias civiles", añadió.

A su juicio, "en estos momentos de cambio y de transición democrática en la Guardia Civil, que vienen de la mano de las leyes recién aprobadas en el Congreso, es más importante que nunca mejorar el clima laboral en la Guardia Civil". Para la asociación eso "es una responsabilidad y un deber, en primer lugar, de los oficiales de la propia Guardia Civil".

En esa línea, consideró que la situación del puesto de Zarautz "evidencia la necesidad de que los cambios democráticos entren en los cuarteles de la institución y se funcione con criterios policiales organizativos modernos, y no desde rigideces militaristas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies