Un avilesino se enfrenta a dos años de prisión por timar al 'abogado de los famosos'

Actualizado 14/11/2007 8:52:04 CET

El juicio se celebra hoy en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial

OVIEDO, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

La fiscalía pide dos años de prisión para un vecino de Avilés, que responde a las iniciales José B. H., por un delito de apropiación indebida al no restituir un dinero que un conocido abogado de Madrid, Marcos G. M. le adelantó para la compra de un vehículo de gran cilindrada que al final resultó defectuoso. El acusado ni le devolvió la fianza ni le entregó el coche, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas. El juicio se celebra hoy en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial.

Ricardo Álvarez-Buylla, que ejerce la defensa del famoso abogado que trabajó para algunos famosos y llevó casos como el de la familia de Rocío Wanninkhof o la defensa del conocido 'asesino de la baraja', eleva la petición de condena a cuatro años de prisión y una multa de diez meses a razón de una cuota diaria de 12 euros.

El letrado de la defensa por medio de un escrito, y acordada ya la apertura del juicio oral contra José B. H., solicitó que se le de traslado al acusado y se remitan las actuaciones a la Audiencia Provincial de Asturias, por ser el órgano competente para el enjuiciamiento e la causa.

Según el escrito del Ministerio Fiscal, al que tuvo acceso Europa Press, el acusado era titular de una entidad de automóviles con domicilio en Avilés. El mismo mantuvo unas conversaciones preliminares con Marcos G. M. tendentes a la adquisición por este último de un vehículo marca Ferrari, modelo 550 maranello.

Posteriormente el día 20 de junio de 2006, uno de sus empleados y por orden suya, remitió al demandante una documentación informativa relativa al vehículo en cuestión. Al estar el comprador conforme con las condiciones de compra que se le ofrecían las aceptó y como se le había indicado realizó, el día 22 de junio de 2006, una transferencia bancaria a la entidad y número de cuenta que se le exigió por un importe de 18.000 euros.

Cantidad que el demandante entregó en depósito, como reserva, señal, arras o cuenta de lo pactado, según detalla el escrito fiscal. El acusado, "guiado por el ánimo de enriquecerse ilícitamente", recibida tal cantidad dispuso de la misma en su propio beneficio no dándole el destino pactado y sin que finalmente hiciera restitución de la misma ni entregase al pagador vehículo alguno.

Según el escrito de la acusación, después de ingresar los 18.000 euros en una cuenta bancaria, uno de los empleados del demandado se puso en contacto con el famoso letrado y le comunicó que el citado vehículo "no se encontraba en buenas condiciones" por lo cual el mismo decidió dejar sin efecto la compraventa.

El demandante habló con el demandado por teléfono y éste último le dijo que "no se preocupara que en cinco días le reintegrará el dinero que le había entregado previamente". Según el escrito de la acusación, el demandante nunca recibió el dinero.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies