Azkarate afirma que la legalización de Batasuna se resolverá por sí sola si se alcanzan "acuerdos sólidos"

Actualizado 27/08/2006 16:49:50 CET

BILBAO, 27 Ago. (EUROPA PRESS) -

La portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate, asegura que la legalización de Batasuna "es un obstáculo que se va a resolver por sí mismo en la medida en que se vaya avanzando y haya acuerdos sólidos", por lo que considera que si se han encontrado fórmulas para sentarse "con una banda que empuña las armas", en referencia a la reunión mantenida por sendas delegaciones del PSE-EE y la formación abertzale, "es impensable creer que no se pueda hacer lo mismo con un partido".

En una entrevista en el diario 'El Correo', recogida por Europa Press, Azkarate cree conveniente "actuar con más discreción" y entender que los procesos de paz "llevan su tiempo y pueden tener dificultades", por lo que apuesta por "tener voluntad y valentía para afrontar los retos, no defraudar a la sociedad y seguir adelante".

Asimismo, considera que ETA "tiene que entender que no puede influir en esta sociedad porque no la representa" y que "se le ha abierto una gran oportunidad que debe aprovechar", en referencia al diálogo con el Gobierno socialista.

A su entender, el proceso de paz tiene, precisamente, dos actores fundamentales, "que son ETA y el Gobierno español", al tiempo que defiende la existencia también de un proceso de normalización, "que deriva de un conflicto político que es anterior a la existencia de ETA, en el que la sociedad vasca y las formaciones que la representan deben resolver cómo queremos que sea nuestro futuro". "La necesidad de paz no va a resolverlo sin más", advierte.

Apuesta por el papel de la sociedad para desterrar "para siempre" el uso de la violencia y defiende su participación "en los distintos momentos del proceso", a través de medidas que "anunciará el propio lehendakari en el debate de política general" y que deberán ser "acordadas con el resto de fuerzas políticas y, fundamentalmente, con los distintos agentes sociales".

Tras negar que el anuncio de estas medidas sea una manera de "recuperar protagonismo", recuerda que el Gobierno vasco siempre ha trabajado con discreción y que "debe seguirse en esa línea, y más a partir de septiembre".

PRECIO POLÍTICO

Aunque para Azkarate "la paz no puede tener precio político", considera que la política "sí puede hacer mucho por la paz" y cree que el proceso "se tiene que limitar a hablar de víctimas, de presos, de cómo va a abandonar definitivamente ETA la lucha armada y cómo va a entregar las armas en su momento".

No obstante, reconoce que es responsabilidad del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "medir los tiempos", aunque asegura que en el tema de los presos "tenía que haberse producido hace tiempo ya" algún gesto.

"La política de acercamiento indudablemente facilitaría el clima necesario, pero esa reivindicación no va ligada al proceso de paz, es anterior incluso a su propia existencia", añade.

Respecto a la actitud de Batasuna, confirma que el Gobierno vasco "mirará con respeto los procesos que se den dentro de cada formación política", pero dice esperar "de ellos que actúen de acuerdo a lo que han venido manifestando desde la declaración de Anoeta, que reconozcan que hay realidades distintas". "Que reconozcan también que este proceso se tiene que llevar en ausencia total de violencia", agrega.

En esta línea, subraya que los ataques de kale borroka ocurridos las últimas semanas "son actuaciones que evidentemente deben desaparecer".

LEGALIZACIÓN DE BATASUNA

En referencia a la legalización de Batasuna, la portavoz del Ejecutivo autónomo entiende que "no es ése el verdadero debate" y señala que "si se han encontrado las fórmulas para sentarse con una banda que empuña las armas, es impensable pensar que no se va a encontrar el espacio para sentarse con una formación política".

"En la medida en que avancemos hacia un nuevo tiempo y lleguemos a acuerdos, -prosigue- el debate de la legalización se disuelve automáticamente. Llegar a ese punto supone que se ha resuelto de forma natural cómo va a participar Batasuna".

A su juicio, "a nadie se le pasa por la cabeza" que Batasuna continúe siendo una formación ilegal o que no esté presente en las elecciones de 2007, por lo que se muestra convencida de que "es un obstáculo que se va a resolver por sí mismo en la medida en que se vaya avanzando y haya acuerdos sólidos".

MESA DE PARTIDOS

Preguntada por los plazos para la constitución de la mesa de partidos, recuerda que lo fundamental no es marcar un plazo, "sino que se llegue a ese foro con unas bases suficientemente sólidas para que haya garantías de que la mesa pueda dar sus frutos".

En este sentido, considera que las "dos grandes claves" en las que se tiene que alcanzar "un gran acuerdo político" son el derecho a decidir de la sociedad y la obligación de pactar cómo se ejerce ese derecho, también en Navarra.

COALICIÓN EB-ARALAR

Azkarate también se refiere a la posible coalición electoral de Ezker Batua y Aralar para los comicios de 2007 y, tras afirmar que "para nada" ha sorprendido al PNV, considera que se trata de "contactos normales entre dos formaciones políticas". "Por lo tanto, hay que entenderlo con toda normalidad", insiste.

En su opinión, la fórmula del tripartito "es un cauce central que aspira a irse ensanchando", aunque asegura que el Gobierno vasco "respetará absolutamente" la decisión que tome también Eusko Alkartasuna sobre el futuro de la coalición con los nacionalistas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies