Azkarraga niega contactos con PCTV, pero se muestra convencido de que la consulta de Ibarretxe saldrá adelante

Actualizado 16/06/2008 14:15:22 CET

MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Justicia, Empleo y Seguridad Social del Gobierno vasco, Joseba Azkarraga, negó hoy contactos por parte de su Ejecutivo con el Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV) para que esta formación apoye en el Parlamento vasco la propuesta de consulta del lehendakari Juan José Ibarretxe. "No hay ningún tipo de movimiento en ese sentido. Hablo en nombre de EA y digo que no hay. Tengo casi la seguridad de que con el resto de los partidos del Gobierno vasco -PNV y EB- tampoco", resaltó.

Durante su intervención en el Fórum Europa, aprovechó para, en cualquier caso, dar por sentado que la propuesta saldrá adelante en el pleno del Parlamento del próximo 27 de junio, y recordó que en Euskadi "todos los votos" en la Cámara tienen "la misma legitimidad", por lo que consideró una "hipocresía" decir que si PCTV-EHAK vota a favor de la propuesta ésta queda "contaminada".

En este sentido, subrayó que el Ejecutivo vasco "no es ambiguo en su rechazo absoluto" a ETA, al tiempo que señaló que PCTV-EHAK tiene una presencia en el Parlamento vasco y actúa "democráticamente allí". "Pero no digo que tengamos que negociar con PCTV-EHAK ningún voto a esta consulta, y tampoco lo haremos con el resto", planteó.

Azkarraga insistió en que no sabe cual será la postura de PCTV-EHAK, pero vaticinó que esperará a explicarla y anunciarla al mismo día 27 en el Parlamento, "como siempre ha hecho". Además, dijo que cada una de las fuerzas políticas vascas, "voten sí o voten no", tendrán que explicar sus razones a su electorado. "El 27 de junio se aprobará en el Parlamento vasco y el 25 octubre habrá consulta", destacó.

Preguntado acerca de qué pasará si la consulta no sale adelante en la Cámara vasca, recordó que la decisión es de Ibarretxe y que éste tiene un "compromiso adquirido" de convocar elecciones en ese supuesto. En cualquier caso, Azkarraga mostró su "pleno convencimiento" de que esa situación "no se va a dar porque la propuesta se va a apoyar".

NO HAY PLAN B

A este respecto, añadió que es algo que depende de PSOE, PP, PCTV-EHAK, e insistió en su éxito porque es "difícil de entender que haya un voto en contra al rechazo de la violencia y a que los partidos políticos hablen". Agregó que el Gobierno vasco no quiere ponerse ahora en un escenario con un "plan b o plan c" por si la propuesta no sale adelante y expresó su "esperanza de que en estos diez días se puedan reconducir las cosas".

Acerca de Alfonso Guerra, quien sugirió la posibilidad de aplicar el artículo 155 de la Constitución, en el que se contempla suspender la autonomía de una CCAA, reconoció que le hubiera "gustado" que el PSOE hubiera "llamado al orden al señor Guerra" y mostró su preocupación por que el presidente de la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados "amenace con este tipo de cosas cuando sólo se quiere dar la palabra a la ciudadanía".

Una de las preguntas planteadas durante el coloquio versó sobre las diferencias entre la propuesta del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de junio de 2006 y la actual del Gobierno vasco y la circunstancia de que entonces ETA estaba en tregua y ahora no. A esto Azkarraga respondió que tras el fin de la tregua y el atentado de Barajas ETA y Gobierno "se sentaron de nuevo a hablar".

"Me parece bien porque esa es la única vía de solución, pero no se puede acusar a los demás de intentarlo y llamarles de todo cuando otros también lo han intentado. Ahora es el momento de la sociedad vasca, de las instituciones vascas, de los hombres y mujeres de nuestro país, que serán los que nos acerquen hacia la paz y la normalización política a través de la propuesta que hemos planteado", argumentó.

Según resaltó, "durante meses Ibarretxe ha estado con la mano tendida al Gobierno español y sólo ha obtenido rechazo y desprecio a esa voluntad de acuerdo y diálogo". Así, aseguró que el PSE es "cada vez menos interlocutor válido" y echó en falta en los socialistas vascos una "autonomía" como la de sus compañeros catalanes, al tiempo que manifestó su deseo de avanzar en el acuerdo y que el PSE pueda votar a favor de la propuesta en el Parlamento vasco.

"PASO DECISIVO HACIA LA PAZ"

En opinión del consejero, esta propuesta de consulta es un "paso decisivo para avanzar hacia la paz y la normalización democrática", y reiteró que no se trata "ni de una improvisación, ni de un desafío". Explicó que una vez fracasado el proceso de paz, el Gobierno vasco entendió que hacer política les "obligaba a hacer propuestas y abrir nuevos caminos".

Resaltó que la propuesta del Gobierno vasco comienza con una oferta institucional para el diálogo político, y consideró "difícil de entender que una oferta de diálogo democrático pudiera suscitar reacciones tan iracundas desde el primer momento". Así, denunció la "hipocresía" de quienes les acusan e incluso "procesan a un lehendakari" por hablar con "todos sin excepciones".

Por eso, en este punto lamentó que Zapatero rechace ahora "la mano tendida" del Ejecutivo vasco y se preguntó "por qué estuvo" el presidente "dispuesto en Loyola a acordar con ETA y Batasuna lo que ahora no quiere acordar" con el Ejecutivo autonómico. "Si todo eso era posible negociarlo y hablarlo con ETA, ¿por qué no es posible abordarlo con los máximos responsables del Gobierno vasco?", planteó.

Azkarraga defendió la "coherencia" de la propuesta porque "no puede haber nada más democrático que dar la palabra a la ciudadanía", y aseguró que es "rigurosamente incierto" que esta iniciativa "invada competencias del Gobierno central". Reconoció que el Gobierno vasco sabe que no tendría carácter vinculante ni efecto jurídico, pero recalcó que sí tendría un "efecto político importante", porque los gobernantes tienen que "tener en cuenta las manifestaciones de voluntad de un pueblo".

Insistió en que a la sociedad vasca le preocupa que el Gobierno español estuviera "dispuesto a acordar con Batasuna lo que no está dispuesto a acordar con las instituciones vascas", así como que "no haya margen para el acuerdo porque uno de los interlocutores esté dispuesto a ejercer el derecho de veto cuando no se le dé la razón".

"NADA DE ILEGAL, NADA DE ILEGÍTIMO"

"La sociedad vasca es mayor de edad y sabrá responder a las preguntas que la consulta plantea. Nada de ilegal, nada de ilegítimo se puede detectar en la propuesta que hemos realizado, para que de manera vanguardista y respetuosa con la pluralidad sean los ciudadanos los que hablen. Los socialistas rehúsan concretar, y les veo presos de una auténtica obsesión electoral en Euskadi", explicó.

Precisamente sobre los socialistas vascos, criticó a su líder Patxi López por presentar su propuesta para Euskadi en un hotel en lugar de en el Parlamento, para que así puedan debatir los representantes democráticos de la sociedad. En este punto, aseguró que el Ejecutivo no pondrá "ningún obstáculo a la tramitación del proyecto de López, pero siempre en el Parlamento y no en los hoteles", y reiteró que la "estrategia electoral es la única que mueve a los socialistas".

Asimismo, acusó a Zapatero y el PSOE de "alimentar la hostilidad hacia una parte de la sociedad vasca" y de estar empeñados en "convertir un derecho en una agresión". "Exigimos tener derecho a decidir y a convivir en paz. El 25 de octubre habrá una consulta en nuestro país y cada vez que una papeleta se introduzca en la urna estaremos dando pasos en favor de la paz y la normalización política", subrayó.

Finalmente, sobre su próxima visita a Cataluña, donde se reunirá con el nuevo líder de ERC, Joan Puigcercós, aseguró que no se trata de un encuentro "oficial" y negó que sea para "coordinar absolutamente nada", ya que Cataluña "tendrá que tener su propio proyecto de futuro".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies