Aznar dice que "la seriedad y fiabilidad" volverán con Rajoy tras una etapa en que el PSOE quiso "inventar la rueda"

 

Aznar dice que "la seriedad y fiabilidad" volverán con Rajoy tras una etapa en que el PSOE quiso "inventar la rueda"

Aznar En El Foro Ibero-Ruso
DAVID MUDARRA 653-433-467
Actualizado 17/10/2011 18:43:05 CET

Avisa de que la UE tendrá que hacer reformas y asumir el "coste" de los errores del pasado para salir de la crisis

MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha augurado este lunes que España recuperará "la seriedad y la fiabilidad" si, como vaticinan las encuestas, el líder del PP, Mariano Rajoy, llega a La Moncloa, y ha arremetido contra la política que los socialistas han desarrollado en estos ocho años pretendiendo "inventar la rueda".

En un foro sobre las relaciones entre España, la UE y Rusia, Aznar se ha mostrado convencido de que cuando el PP gane las próximas generales se producirá una "vuelta a la normalidad" porque los 'populares' gobernarán "para todos" y apostarán por una vía "reformista" pero no "rupturista" con el pasado como a su juicio han hecho los socialistas.

Aznar ha acusado al PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero de haber "cuestionado" los consensos básicos en los que se basó la Transición pretendiendo "imponer" un proyecto que se alejaba "radicalmente" de la vía de "reforma, concordia, apertura y modernización" por la que apostaron todos los gobiernos anteriores de la democracia.

En estos ocho años de Gobierno socialista, ha proseguido, "se cuestionó la dimensión nacional y se ha promovido el particularismo". "De reconocer nuestras diferencias, que eso fue lo que hizo el espíritu de la Transición, se pasó a cuestionar lo que tenemos en común, que políticamente es totalmente distinto", ha subrayado.

Todo ello unido, ha agregado, a la pérdida de "presencia y relevancia internacional" por parte de España, que pasó de ser el país europeo que más empleo creaba al que más destruye, de ser el "baluarte de estabilidad y motor de reformas estructurales a ser mirada con desconfianza por políticas irresponsables de gasto público y por la parálisis completa en el proceso de reformas", que han traído como consecuencia "cinco millones de parados y grave desconfianza dentro y fuera de España", ha subrayado.

Aznar ha acusado también al Gobierno de Zapatero de desarrollar "políticas deliberadas de confrontación al amparo de una supuesta agenda social progresista que han generado precisamente lo que buscaban, es decir confrontación" y sin más horizonte que "el mantenimiento del poder".

PIDE UNA GRAN MAYORÍA PARA EL PP

Pero el expresidente ha remarcado que ante este panorama hay "una buena noticia" y es que esta situación es "evitable", que España puede "salir del agujero actual" porque el PP representa una "alternativa" que ofrece "seriedad y esperanza" y que "con el apoyo de una gran mayoría" podrá "poner en marcha de nuevo" el país.

Se ha mostrado convencido de que "pronto los españoles" podrán empezar a "dar pasos" en un "nuevo proceso de modernización económica, política y social" y de que se gobernará con "espíritu de concordia" y bajo un "proyecto integrador, previsible y reformista" que permitirá a los ciudadanos "saber a qué atenerse".

Eso sí, ha advertido de que la "crisis de confianza" que padece en general toda Europa sólo se resolverá "con reformas, con apertura y asumiendo los costes de las decisiones erróneas del pasado".

Aznar ha querido recordar el reto que supuso el ingreso de España en el euro, que se produjo con su Gobierno y que exigió poner en marcha "toda una serie de reformas que no fueron fáciles".

Entonces muchos dudaban de que España pudiera entrar en el euro teniendo un déficit público de casi el 7 por ciento de su PIB, una deuda pública que alcanzaba el 70 por ciento y una inflación que se situaba en el cinco por ciento, sin olvidar que la peseta llegó a sufrir cuatro devaluaciones en pocos meses y con un paro que superaba el 24 por ciento.

Pero gracias a las reformas que introdujo el Gobierno de entonces, el objetivo se consiguió y se empezó a hablar del "milagro español", cuando en realidad ese éxito fue el fruto del "trabajo y la perseverancia de los españoles" y de "políticas sensatas y reformistas", ha asegurado.

Aznar también ha apostado por que en las relaciones exteriores el próximo Gobierno que salga de las urnas hable con sinceridad con sus aliados. Y se ha permitido contar una anécdota sobre el primer encuentro que mantuvo con el entonces presidente ruso, Vladimir Putin.

Antes de esa reunión, los servicios de información de Aznar le prepararon un informe sobre Putin, del que decían que era un tipo "frío, que casi nunca se ríe pero con el que se pueden hacer negocios". Cuando llegó el día de la entrevista y Putin entró en La Moncloa Aznar se sinceró con él y le contó lo que decían de él sus servicios de información.

Entonces Putin sacó una nota de su bolsillo y le leyó a Aznar lo que los servicios de información rusos decían del presidente español. Curiosamente decían también de él que era un tipo frío, que casi nunca se reía, pero con quien se podían hacer negocios.

Aznar clausuraba así hoy en el hotel Intercontinental de Madrid el foro 'Relaciones entre la Unión Europea y Rusia. Una perspectiva ibérica' organizado por el Instituto de Estudios de Integración Internacional, fundado en Rusia en 2008.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies