Aznar reclama al Gobierno convertir Venezuela en su "punto central" exterior para ayudar a "enfrentar la dictadura"

José María Aznar interviene en un acto de la Fundación FAES
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 15/03/2018 20:21:57CET

MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de FAES, José María Aznar, ha solicitado este jueves al Ejecutivo de Mariano Rajoy que convierta la cuestión venezolana en un "punto central" de su política exterior porque el hecho de que siga siendo parte del debate público "ayuda a enfrentar la dictadura".

Así se ha pronunciado Aznar en el acto de entrega del Premio FAES de la Libertad al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, por su defensa de la democracia y la libertad en Venezuela.

En concreto, FAES reconoce su firme defensa de los valores democráticos en América Latina y el apoyo a las fuerzas políticas democráticas en Venezuela para el restablecimiento del estado de derecho, las libertades públicas y las instituciones representativas.

VENEZUELA, UNA VÍCTIMA "REAL" DEL POPULISMO

En su discurso, el expresidente del Gobierno ha señalado que el nacionalismo y el populismo apuntan "muchas víctimas potenciales" pero ha subrayado que Venezuela "ya es una víctima real de estas patologías", ya que los venezolanos, ha dicho, han sido víctimas de "un asalto, de un "expolio en toda regla de sus derechos y libertades", de su "mejor tradición política e institucional" y de "su riqueza nacional".

"Y todos los que nos identificamos con los valores de la democracia, los que creemos en el Estado de derecho, en las instituciones representativas, debemos apoyar al pueblo venezolano y quienes representan sus aspiraciones. Tanto a los que están dentro, siempre con la amenaza del encarcelamiento y la tortura (en la actualidad hay más de 200 presos políticos) como a los que persisten desde el exterior aquí en España, o en cualquier otro país de América Latina", ha reclamado.

En este sentido, ha subrayado que el respeto por los derechos humanos y el apoyo a toda medida en pro de la libertad en ese país debería ser una prioridad para los gobiernos occidentales. En concreto, ha dicho que debería ser uno de "los puntos centrales" que
identifiquen la política exterior del Gobierno de España, apoyada en el consenso más amplio entre las fuerzas políticas democráticas.

A su entender, la cuestión venezolana no solo debería motivar acciones por parte de las instituciones del Estado sino que también la prensa y la sociedad civil españolas "tienen mucho que decir". "No debemos olvidar la cuestión venezolana. El hecho de que Venezuela siga siendo parte del debate público ayuda a enfrentar la dictadura", ha apostillado.

"EL MAL TRIUNFARÁ SI LOS HOMBRES BUENOS NO HACEN NADA"

Aznar ha recordado a Edmund Burke, que indicaba en el siglo XVIII que "el mal triunfará si los hombres buenos no hacen nada". En su opinión, en la actualidad se está en esa tesitura y Venezuela es "el más dramático de los casos" pero "no el único". Según ha subrayado, no pueden contentarse "con ser hombres buenos pero inactivos".

"No hay lugar para la doble moral de aceptar para otros lo que no sorpotaríamos para nosotros", ha dicho, para añadir que "no es aceptable imponer sobre la oposición democrática un deber de negociar sin garantías con quien ha dado pruebas sobradas de hacer de la negociación un artificio para su provecho".

Aznar ha indicado que el caso venezolano demuestra que "todos" los que creen en la libertad deben estar "siempre vigilantes". "Como decía Thomas Jefferson 'El precio de la libertad es la eterna vigilancia'", ha recordado.

ESTAR VIGILANTES ANTE LOS "ENEMIGOS DE LA DEMOCRACIA"

Según Aznar, la cuestión venezolana evidencia cómo una democracia consolidada "muta" primero en un régimen de carácter populista, de esos que, a su juicio, "ahora parecen tener cierta aceptación", y se convierte directamente en "un régimen autocrático".

Por eso, ha dicho que la advertencia de Jefferson no se puede aplicar solo a Venezuela, ya que, "vigilar para que los enemigos de la democracia no avancen es un deber" que afecta a "todos". Y ha subrayado que se viven tiempos en los que hay que "extremar esa vigilancia" porque en casi toda Europa los sistemas políticos están sufriendo "una crisis profunda" en la que el nacionalismo y el populismo están cambiando referencias democráticas fundamentales y condicionan la agenda política.

En opinión de Aznar, la batalla por la libertad "no está ganada" y basta con volver la vista hacia el entorno más próximo para comprobar que "la sociedad abierta, el debate racional, las instituciones representativas son atacadas por extremismos de izquierda y de derecha día tras día y aspiran a tener una expresión política creciente elección tras elección".