Aznar tiene una "serena preocupación" por la propuesta de Ibarretxe porque cree que "hay cauces para la reacción"

Actualizado 21/10/2007 13:37:45 CET

MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente del Gobierno José María Aznar reconoce que tiene "una serena preocupación" por la propuesta formulada por el 'lehendakari', Juan José Ibarretxe, ante el Pleno del Parlamento vasco porque, según considera, existen "cauces suficientes para la reacción y enderezar la situación".

En una entrevista concedida al diario 'La Razón' y recogida por Europa Press, Aznar defendió que "no tiene sentido" que se proponga "un acuerdo entre vascos donde los demás españoles no tienen derecho a opinar" y advirtió de que esta situación genera una "profunda preocupación" a la mayoría de la sociedad española entre la que, según reconoció, él se encuentra.

En este sentido, explicó que es "más o menos comprensible" que las posturas nacionalistas defiendan un acuerdo en el País Vasco pero calificó como "error espectacular" que el Gobierno central "sea el que la comparte". "Si tú aceptas en el Estatuto de Cataluña que la parte decida por el todo, si aceptas en las negociaciones con ETA lo que decidan ellos, si aceptas incluso discutir en las Cortes Generales un plan manifiestamente ilegal y sedicioso, no te puede extrañar que digan que te traigan primero un acuerdo entre vascos", argumentó.

A su juicio, no existe "un precedente histórico" en el mundo donde un Gobierno se convierte en "un agente para acabar con la propia existencia del Estado". "La consecuencia es que uno de los grandes activos de la Transición se ha roto por un grave error del Gobierno y por una profunda deslealtad del nacionalismo", aseveró para explicar que para "reconstruir los desequilibrios" se debe "hacer una apuesta seria de fortalecimiento del Estado, de recuperación de una política nacional vigorosa compatible con los acuerdos básicos que surgieron con la Transición".

Por último, el ex presidente del Gobierno hizo referencia a la situación política y señaló que estamos en un periodo "de grandes frivolidades" porque "se cree que las cosas y los actos no tienen consecuencias". "Creo que la política española ha perdido perspectiva, el sentido histórico y está encadenada en el cortoplacismo", concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies