Barcelona retirará las placas franquistas de los bloques de pisos si las comunidades de propietarios lo acuerdan

Actualizado 09/04/2008 15:45:37 CET

El consistorio apartó por Semana Santa simbología del Régimen en el Castillo de Montjuïc

BARCELONA, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Barcelona retirará en 2009 las 4.361 placas franquistas repartidas por toda la ciudad y que el régimen promovió, aunque sólo lo hará si las comunidades de propietarios así lo acuerdan, hizo público hoy el delegado de Presidencia y Relaciones Institucionales del consistorio, el socialista Ignasi Cardelús.

Se trata de las placas que instalaba el Ministerio de la Vivienda en aquellas viviendas de protección oficial que promovió durante el franquismo, en las que aparece simbología franquista con el yugo y las flechas, y que permanecen instaladas tres décadas más tarde de la extinción del régimen dictatorial.

El delegado también indicó que, a día de hoy, sólo hay "seis o siete" monumentos franquistas en el espacio público barcelonés, que serán retirados en breve. En el caso del castillo de Montjuïc, hizo público que por Semana Santa técnicos municipales retiraron la simbología franquista de un monolito ubicado en el Foso de Santa Elena, que sigue en pie aunque sin esta icnografía.

Concretó que en este mismo emplazamiento se instalará próximamente una placa "en recuerdo a todos los fusilados", no sólo a los de la Guerra Civil, por lo que también abarcará a los que murieron desde que se alzó este castillo, del siglo XVII y considerado históricamente como el símbolo del poder militar y la represión en la capital catalana.

Cardelús aseguró que, recientemente, se ha localizado un nuevo monumento con simbología fascista en el Castillo de Montjuïc. Se trata de una reproducción de un 'fascio lidio', un icono utilizado por el régimen de Benito Mussolini, y que aparecía en la franja blanca de la bandera italiana, que consta de un conjunto de ramas vegetales entrelazadas y coronadas por un hacha.

El delegado también se refirió al escudo preconstitucional que permanece instalado en la fachada de la sede de Capitanía, y dijo que el Ayuntamiento ha contactado con el Ejército para que proceda a su retirada. En este sentido, indicó que técnicos de Capitanía están estudiando cómo retirarán este símbolo: Si lo sacarán, o bien lo cubrirán, ante la posibilidad de que su retirada pudiera causar algún tipo de daño estructural en el edificio.

RETIRADA DE LAS PLACAS.

La retirada de los monumentos y las placas franquistas consta en una medida de gobierno que Cardelús presentó en la Comisión de Presidencia, Territorio y Función Pública, y que se aprobará en el próximo pleno. El delegado afirmó que esta medida de gobierno supondrá el cumplimiento, en Barcelona, de la Ley de la Memoria Histórica aprobada en el Congreso durante la pasada legislatura.

En cuanto a las placas, Cardelús concretó que el Ayuntamiento contactará a lo largo de este trimestre con todas las comunidades de propietarios, y les ofrecerá la posibilidad de retirar las placas franquistas que cuelgan en sus fachadas con el yugo y las flechas u otra simbología fascista.

Recordó que esta ley establece que "tienen que desaparecer del espacio público" los símbolos franquistas, tanto los que estén en edificios de titularidad pública como privada. Indicó, además, que el coste de retirar las placas "irá por cuenta del Ayuntamiento".

SOLICITUD HASTA EL 31 DE DICIEMBRE.

Cardelús concretó que las comunidades de propietarios podrán solicitar su adhesión a la campaña hasta el 31 de diciembre para acogerse a la campaña de retirada de placas en estas viviendas de protección oficial. En enero de 2009, en función del número de solicitudes recibidas, se iniciará el proceso de contratación idóneo para iniciar la retirada efectiva de estas placas, que se hará en el próximo año.

También se contactará con el Colegio de Administradores de Fincas de Barcelona para explicarle a campaña y lograr su colaboración en el proceso, e informará a los ciudadanos de esta medida a través de la publicación institucional que el Ayuntamiento distribuye en los buzones de todos los hogares de la ciudad, 'Barcelona Informació', que tiene una tirada de 650.000 ejemplares.

NUEVO INVENTARIO DE SIMBOLOGÍA FRANQUISTA.

Cardelús hizo público hoy un nuevo informe hecho por el Institut Municipal del Paisatge Urbà que enumera los símbolos franquistas que prosiguen en el espacio público de Barcelona y que también contabiliza, distrito por distrito, las placas que siguen colgadas en los edificios privados.

El distrito donde hay más placas de vivienda protegida con simbología franquista es Horta-Guinardó (854 placas), seguido de Nou Barris (706), Sarrià-Sant Gervasi (562) Y Sant Martí (467). Precisamente, se trata de los barrios que crecieron más durante el desarrollismo franquista.

A continuación, se sitúan el Eixample (447 placas), Gràcia (395), Sant Andreu (390), Sants-Montjuïc (373), Les Corts (124) y Ciutat Vella (43). Cardelús recordó que en 2005 el Institut de Paisatge Urbà ya contabilizó la simbología franquista en la ciudad, y que había más placas que en la actualidad, con lo que constató que en estos últimos años e ha producido ya una "retirada masiva" de esta iconografía.

LOS MONUMENTOS "DE ESTRICTO RECUERDO PRIVADO" PERDURARÁN.

Todos los símbolos franquistas que están en el espacio público --en plazas, calles o jardines-- se retirarán, exceptuando los que sean "de estricto recuerdo privado, sin exaltación de ninguno de los dos bandos, o por razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religiosas protegidas por la ley", asegura el documento hecho difundido hoy. "Se tendrá que realizar un estudio de cada situación y determinar que no se podrán retirar y por qué causas", añade el informe.

En este documento, se indica que el Ayuntamiento "desmontará o demolerá aquellos monumentos de titularidad municipal que contienen simbología franquista cuando la Comisión de esculturas --órgano consultor formado por especialistas-- y los respectivos distritos hayan estudiado caso por caso".

Así, el consistorio será el responsable de retirar "los símbolos que hayan en los edificios de titularidad municipal, calles, plazas, parques y jardines". Respecto a los símbolos situados en edificios de otras administraciones --como los escudos con el escudo franquista situados en la fachada de los cuarteles de El Bruc, en el barrio de Pedralbes--, indica que éstas serán "las responsables de ejecutarlo".

La medida de gobierno incorpora también otra de las aportaciones de la Ley de la Memoria Histórica, que es que no podrán beneficiarse de ayudas públicas las entidades que estén en edificios que luzcan simbología franquista.

ESCULTURAS QUE PODRÍAN DESAPARECER.

Las esculturas que podrían desaparecer y que están en el espacio público de Barcelona destacan la escultura 'La Victòria' de Frederic Marés, situada frente el obelisco conocido popularmente como 'el Llapis' en la plaza de Joan Carles I, el monumento a José Antonio Primo de Rivera situado en la avenida Josep Tarradellas, el monolito en honor al jefe provincial del movimiento Carlos Trias en 1940 situado en Nou Barris.

En la mayoría de estos casos, se seguirá el mismo procedimiento. Los monumentos se retirarán con el previo acuerdo del consejo de distrito --como ya se ha hecho en casos como el monumento a José Antonio-- y con el posterior beneplácito de la comisión de esculturas.