Bárcenas celebró su última noche en prisión invitando a 'cocacolas' de la máquina y cantando rancheras con otros presos

 

Bárcenas celebró su última noche en prisión invitando a 'cocacolas' de la máquina y cantando rancheras con otros presos

Publicado 04/02/2015 17:46:10CET

MADRID, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ex tesorero del Partido Popular (PP) Luis Bárcenas celebró su última noche en la cárcel de Soto del Real invitando a 'cocacolas' de la máquina y cantando rancheras y temas clásicos españoles con sus compañeros del módulo cuatro, a quienes mandó un saludo mostrando los cuatro dedos a las cámaras de televisión cuando abandonó el centro penitenciario el pasado 22 de enero.

Así lo desvela su hijo Guillermo en una entrevista concedida a la revista Vice, recogida por Europa Press, con motivo del estreno del primer disco 'Tres tequilas' de su grupo Taburete, en el que casualmente toca uno de los nietos del ex presidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán, quien permanece en Soto del Real desde diciembre de 2012. El grupo presentará el álbum este viernes en Hoyo19 (Madrid).

Willy Bárcenas, que precisa que Díaz Ferrán y su padre dormían en módulos distintos y solo coincidían "los domingos en misa", descubre que su progenitor "invitó a algunos presos de su módulo a unas 'cocacolas' de la máquina" y "se puso a entonar rancheras y temas clásicos" la víspera de salir de la cárcel madrileña. "De Baños era mi madre, mi padre de Guarromán..., cosas así", apunta.

A su juicio, se trataba de una forma de despedirse de sus compañeros pero también de "demostrar que no habían podido con él". "Porque en cuanto reconoció la existencia de una contabilidad B en el PP, cambió radicalmente el trato que recibía por parte del director de Soto del Real y del secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste. Mi padre se quedó solo, sin un apoyo en el partido y sabiéndose el blanco de todas las tertulias e informativos", añade.

De hecho, el hijo del que fuera responsables de las finanzas del PP reconoce que la música le ha servido de "válvula de escape" desde que su padre ingresó en prisión. "Era una forma de decir que les jodan a quienes piensan que soy lo suficientemente pijo como para merecer lo que me esta pasando o a quienes se creen con derecho a difamar a mi familia porque han leído en un periódico que Luis Bárcenas es el causante de la crisis. Que les jodan a los que intentan que mi padre pague el pato del PP tras veinte años de irregularidades...", agrega.

EL SECUESTRO DEL FALSO CURA

En este contexto, recuerda el momento en el que un falso cura asaltó su casa el 23 de octubre de 2013, secuestrándole junto a su madre y la empleada del hogar y utilizando un lenguaje secreto que solo conocían sus padres. A su juicio, este hombre -Enrique Olivares, que fue condenado a 22 años de cárcel-- tenía todo "muy bien planificado" y se sigue sin saber de quién cumplía órdenes cuando fue a buscar documentos guardados en un disco duro.

"Se ha dicho de este señor que estaba tronado, pero a mí me dio la sensación de que lo tenía todo muy bien planificado. Me refiero al disfraz, a las palabras que empleó para persuadirnos, al disco duro que andaba buscando, pero sobre todo a un detalle aparentemente insignificante: mientras nos apuntaba con la pistola empezó a sonar el teléfono. Le dijo a mi madre que lo cogiera, pero que no se le ocurriera hablar de cierta manera, un código que tienen mis padres para decirse las cosas y que sólo nosotros conocemos. Es evidente que el tipo no estaba muy cuerdo, pero estoy seguro de que obedecía órdenes. ¿De quién? No lo sé", señala.

Por último, concluye que "igual" vota a Ciudadanos en las próximas elecciones. "Mi padre está convencido de que al final cundirá el pánico, triunfará el miedo y volverá a ganar el PP. Así que igual me animo y voto a Ciutadans", finaliza.

Bárcenas ha permanecido 574 días en la cárcel de Soto del Real, desde el 27 de junio de 2013 hasta que el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz decretó su puesta en libertad después de que su secretaria judicial acreditara la validez de la fianza de 200.000 euros dictada por la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal y que fue reunida por nueve familiares del imputado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies