Barrena dice que "el contacto político" con otras fuerzas "sigue existiendo", pero no un diálogo resolutivo

Actualizado 26/06/2007 18:15:49 CET

SAN SEBASTIÁN, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de Batasuna Pernando Barrena aseguró hoy que "el contacto político" con otras formaciones "sigue existiendo", pero no "ningún tipo de diálogo resolutivo" sobre "el esquema que habría que abordar a la hora de buscar una solución al conflicto". El dirigente abertzale no precisó, sin embargo, con qué partidos mantiene una comunicación que consideró "necesaria, pero no suficiente".

En un comparecencia en San Sebastián, junto al dirigente abertzale Joseba Permach, Barrena responsabilizó al PNV y al PSOE del fin del "proceso negociador" y dijo que esas formaciones prefirieron dejar a la izquierda abertzale sola en la mesa de diálogo que abordar los "contenidos políticos" del conflicto y, en concreto, su propuesta de marco autonómico para Euskadi y Navarra.

En su opinión, el Gobierno del PSOE planteó el proceso en términos de "desarme o rendición de una parte", de "tránsito técnico" de la tregua permanente a una "definitiva". A su vez, consideró que el PNV esta "jugando sucio, a la trampa", y que "se postula como socio leal del PSOE" para un "nuevo fraude histórico, ofreciendo un proceso de reforma estatutaria a cambio de hegemonía política e interés propio para otros 25 años".

No obstante, defendió que, aunque "el proceso negociador ha finalizado por ahora" y no haya una tregua de ETA, "sigue habiendo condiciones para hacerlo viable y el trabajo político" para hacerlo realidad "es más importante que nunca".

Por ello, consideró que no es "en absoluto correcto" identificar el alto el fuego de ETA con la "existencia o no de un proceso" y que "la prueba" es "la fase previa" al último alto el fuego, durante la que la izquierda abertzale mantuvo con el PSOE "conversaciones políticas" durante cinco años que lo hicieron posible.

MEDIDAS DE DISTENSIÓN

En este sentido, defendió que, "en este país, ha habido proceso político sin existir en vigor una iniciativa de distensión por parte de ETA". "Ocurrió durante cinco años en las conversaciones políticas que la izquierda abertzale mantuvo con el PSOE y que, entre otras iniciativas, hicieron posible un nuevo ciclo político con el inicio del alto el fuego", añadió.

Por ello, consideró que "identificar medidas de distensión" como una tregua de ETA "con la existencia o no de un proceso, no es en absoluto correcto". Afirmó que "la prueba la tenemos en la fase previa al alto el fuego de 2006", e "incluso durante la propia vigencia del alto el fuego de ETA", durante la que el Gobierno central "se ha jactado públicamente en multitud de ocasiones de que jamás ha estado en alto el fuego".

No obstante, reconoció que el hecho de que se dé "una situación de no violencia, de distensión multilateral por todas las partes", es "un factor objetivo importantísimo para que un proceso de diálogo y negociación pueda ser viable".

Barrena aseguró que, si ahora "no hay un dialogo político y resolutivo", no es por la izquierda abertzale, sino por la actitud de PSOE y el PNV.

Según explicó, "el contacto político sigue existiendo como ha existido siempre con todos los agentes políticos que han deseado mantenerlo" con Batasuna. "En las peores de las circunstancias en este país siempre ha habido contacto y comunicación política, pero eso es necesario, pero no es suficiente", agregó.

Preguntado sobre las consecuencias que tendría un atentado de ETA, Barrena respondió que, en el caso de Batasuna, "ninguna coyuntura va a enturbiar ningún tipo de esfuerzo político que pueda haber" para "alcanzar un acuerdo político en clave de resolución".