Benach reconoce que el congreso de ERC se cerró en falso y ve ridículo creer que un SMS minó el acuerdo con Puigcercós

 

Benach reconoce que el congreso de ERC se cerró en falso y ve ridículo creer que un SMS minó el acuerdo con Puigcercós

Actualizado 16/06/2008 15:02:21 CET

Opina que Puigcercós tiene la "obligación" de entenderse y coordinarse con Carod

BARCELONA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

El líder del sector de ERC ERCFutur, Ernest Benach, admitió hoy que el congreso del sábado no quedó "bien cerrado" y consideró "ridículo" que el sector del presidente del partido, Joan Puigcercós, atribuyera a un mensaje de SMS la ruptura del acuerdo que habían alcanzado para compartir la nueva ejecutiva republicana.

En declaraciones a TV3 recogidas por Europa Press, Benach reconoció que ERC "no ha hecho las cosas bien" y opina que, después del congreso del sábado en que se aprobó una ejecutiva monocolor del sector Puigcercós, ahora "el debate principal es reconstruir el partido y la confianza" entre sectores.

El líder de la candidatura avalada por el ex presidente del partido y vicepresidente de la Generalitat, Josep Lluís Carod-Rovira, alertó de que los cuatro sectores de la formación han "jugado, y bastante mal", durante el proceso precongresual.

Lamentó que el acuerdo al que llegó con Puigcercós por la ejecutiva quedara sin efecto al cabo de poco más de una hora como consecuencia de un SMS que se atribuyó al presidente de la federación de Barcelona y miembro de ERCFutur, Oriol Amorós, en el cual se instaba a "relajar" el pacto por la presencia en la ejecutiva del ex vicesecretario general Xavier Vendrell, que después fue excluido de la dirección por la militancia.

En su opinión, Vendrell "ha jugado un papel que se le debe reconocer" pero "con su modelo ha generado algunos elementos de oposición y confrontación" que explicarían que la militancia lo excluyera de la ejecutiva.

"Es evidente que hubo un momento con todo esclarecido, bien cerrado y resuelto, con un acuerdo satisfactorio no sólo por las dos candidaturas que lo habíamos pactado, sino con cierto acuerdo por parte de las otras", de los críticos de Reagrupament.cat y Esquerra Independentista.

Reconoció la presencia del SMS que hizo que el sector Puigcercós perdiera la confianza y rompiera el acuerdo: "Efectivamente hay un SMS, no del señor Oriol Amorós, pero sí de un militante de la federación de Barcelona".

Eso sí, Benach opinó que "si un SMS tumba un pacto, significa que hay un problema más de fondo y que el problema es de confianza", aunque mantuvo que "fue un error" la ruptura del acuerdo por parte de Puyigcercós. "Era tan importante lo conseguido, que llegar a esta situación deja absolutamente chafado", reconoció.

"MAL EDUCADO" SILBAR A LOS INVITADOS.

Benach defendió que ERC está en proceso de "metamorfosis" para pasar de ser "un partido de resistencia, casi un partido-movimiento", a partido gobierno. Lamentó algunas "actitudes" de los militantes republicanos durante el congreso, como los silbidos y abucheos a los invitados del PSC, CiU y PP.

"Que una parte de la militancia de ERC en el congreso silbe a los invitados, a mi me avergüenza", admitió y se disculpó: "Una cosa es la libertad de expresión" pero "otra es la mala educación y estos comportamientos más de movimiento que de partido, no se pueden dar".

Manifestó que ERC "no puede esperar un año" para rehacer la unidad, como se comprometió Puigcercós en el congreso, a quien le reclamó responsabilidad.

Criticó que ERC "funcione a golpe de enmienda, y esto no es bueno", después de que prosperaran las enmiendas de EI para reclamar un referéndum si el Tribunal Constitucional rebaja el Estatut o para obligar a separar cargos de gobierno y de partido.

Aseguró que, pese a la forma compleja como se cerró el complejo no tendrá "consecuencias irreparables" como la escisión, sino que "aquí hay remedio" ya que "el partido ha madurado y no hay riesgo de que salga un nuevo partido", como sí sucedió en 1996 con la escisión del ex secretario general Àngel Colom e impulsor del Partit per la Independència.

COORDINACIÓN CON CAROD.

Para Benach, Puigcercós "tiene toda la legitimidad para hablar con (José) Montilla", con quien ya ha anunciado que se reunirá la semana que viene, pero "debe tener presente que tiene miembros de ERC en el Gobierno catalán, en primer lugar el vicepresidente (Carod), y lo primero que tiene obligación de hacer es sentarse en una mesa, hablar, entenderse y esclarecer muy bien la estrategia que se debe seguir a nivel de gobierno".

"Tan importante es la legitimidad del señor Puigcercós de hablar con Montilla, como la necesidad y la obligación que tiene de estar permanentemente de acuerdo con Carod", apostilló.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies