Jáuregui apunta que la dimisión de Bermejo fue "posiblemente acordada"

Actualizado 24/02/2009 12:06:20 CET

Explica que los vítores de 'torero, torero' respondían a la "liturgia lógica" de apoyo del grupo parlamentario al Gobierno

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados, Ramón Jáuregui, apuntó hoy que la salida de Mariano Fernández Bermejo del Gobierno ha sido "una dimisión aceptada o posiblemente acordada", debida a que "el grado de tensión" que existía entre el hasta ayer ministro y los agentes del sector de la Justicia "había llegado a un nivel que hacía muy difícil su tarea".

"Probablemente, como todas estas cosas, se hace de mutuo acuerdo: uno está dispuesto y el otro acaba aceptándolo", afirmó Jáuregui, en declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press. "Todo hace pensar que ha sido una dimisión aceptada o posiblemente acordada", agregó.

Con esta decisión, explicó el diputado socialista, el presidente del Gobierno y el propio Bermejo "han querido eliminar de una vez un problema que estaba desviando la atención sobre otros problemas y otras investigaciones que afectan al partido rival". "Ha podido influir eso, por qué negarlo", recalcó.

Preguntado por los gritos de 'torero, torero' que la bancada socialista dedicó la semana pasada a Bermejo en el Congreso de los Diputados, Jáuregui explicó que el grupo parlamentario que apoya al Gobierno "tiene que demostrar su apoyo" dentro de "la liturgia lógica". "¿Qué habrían dicho del grupo socialista si, en un momento de tensión y de acoso como ese, nos hubiéramos quedado sentados mirando para otro lado?", se preguntó.

Del nuevo ministro de Justicia, Francisco Caamaño, hasta ahora secretario de Estado para las Relaciones con las Cortes, Jáuregui destacó que "es un hombre especialmente hábil y un gran experto constitucionalista".

ELECCIONES VASCAS

Por otra parte, en relación al futuro escenario político tras las elecciones autonómicas en el País Vasco, el diputado socialista explicó que, si tiene la opción de gobernar, Patxi López "va a presentarse casi con seguridad a la investidura como lehendakari".

"Y si se presenta es porque no está rechazando ningún apoyo", subrayó Jáuregui, que recalcó que, si gana las elecciones, el PSE tendrá "un margen de maniobra, de juego político y de entendimiento, con las fuerzas políticas amplio, como para sostener una mayoría en la que no hay que descartar ningún apoyo".