Bilbao aboga por intentar nuevas tentativas por la paz pero dice que es la izquierda radical la que debe desarmar a ETA

Actualizado 05/07/2007 13:54:08 CET

Muestra su apoyo a los cargos expuestos a la "coacción" y dice que la Diputación será "la casa" de todos los que se sientan "intimidados"

GERNIKA (VIZCAYA), 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

El candidato a diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao, afirmó hoy que, seguramente, habrá que intentar hacer "futuras tentativas" por la paz, pero que "nada será igual" y que tendrá que ser en este caso la izquierda radical la que tendrá que "desarmar a ETA". Asimismo, expreso su apoyo a todos los cargos expuestos a la "coacción" e indicó que la Diputación será la "casa de todos los vizcaínos" que se sientan "intimidados".

Bilbao realizó estas reflexiones en la Casa de Juntas de Gernika (Vizcaya), donde hoy se celebra el pleno de elección del nuevo diputado general de Vizcaya, cargo al que se presenta a la reelección.

En su amplio discurso, analizó la situación tras la ruptura del alto el fuego y manifestó su "expreso apoyo y solidaridad" para quienes "por el mero hecho de representar a la ciudadanía" están siendo "expuestos a la coacción, a la presión y al chantaje del miedo".

"Que sepan que no están solos, pues cuentan con la cercanía y el respaldo de quienes apreciamos el valor de la vida, de la familia y de la democracia. Su legitimidad es la nuestra y ningún totalitario podrá quitarnos la dignidad de nuestras creencias en la libertad, la paz y el servicio a la ciudadanía", añadió.

El candidato a diputado general afirmó que cuando "el miedo entra en una casa, la libertad se ausenta" y, por ello, aseguró que la nueva Diputación foral de Vizcaya quiere ser "la casa de los vizcaínos y vizcaínos que puedan sentirse intimidados".

"En nuestra consistencia democrática, podrán encontrar refugio, comprensión y todo el apoyo que pueda estar en nuestro mano para desarrollar la función para la que han sido elegidos", agregó.

Bilbao aseguró que el odio "sólo genera más odio y resentimiento" y manifestó su convencimiento de que "no hay sociedad que pueda construirse desde el odio". En este sentido, lamentó que en Euskadi todavía haya sectores que "alimentan constantemente el rencor y el enfrentamiento". Con esta actitud, a su juicio, "no hay futuro, convivencia, ni paz".

El candidato señaló que se inicia la legislatura "con la esperanza de la paz rota, con amenazas de furgonetas cargadas de explosivos que afortunadamente son detectadas e inutilizadas su potencialidad asesina". Bilbao denunció que "algunos" nos haya llevado nuevamente a "la incertidumbre de no saber que ocurrirá mañana, si cuando levantemos la persiana para seguir avanzando, habrá algún desalmado que accione un detonador y se lleve por delante la vida de inocentes".

"Los que nos han llevado de nuevo a esa incertidumbre son los que, entre violencia y paz han optado por la violencia. Nos dijeron que querían sacar el conflicto de las calles a una mesa de negociación y se volvió a intentar porque para alcanzar el final de la tragedia terrorista, siempre vale la pena intentarlo", señaló.

Bilbao, tras recordar el intento de Lizarra y el posterior que se ha llevado a cabo, manifestó que "seguramente habrá que intentar hacer futuras tentativas, pero ya nada será igual".

El candidato a diputado afirmó que "no habrá ni pista de aterrizaje ni controladores aéreos que se presten a desactivar la lucha armada". Bilbao aseguró que deberá ser la "izquierda radical autodenominada abertzale la que tendrá que desarmar a ETA y ya sin pistolas en las cartucheras garantizar su apuesta inequívoca por la política y la democracia".

LIDERAR UNA NUEVA EUSKADI

En su discurso, afirmó que "no hay idea, ni patria, ni religión que justifique un asesinato, un secuestro, una violación de los derechos humanos". "Abertzale es quien ama a su patria. Y no hay patria sin ciudadanía. Sin personas, sin voluntades dispares que conformen una sociedad que se reconozca como tal. Por eso quien asuma el derecho de eliminar al adversario, al que piense diferente de su ideario difícilmente podrá ser calificado como patriota".

Bilbao, que se definió como "vasco, abertzale y demócrata", apostó por un "país plural con un sentimiento nacional que busca su expresión, reconocimiento y espacio en el contexto de una Europa en transformación". También defendió la palabra "como herramienta de entendimiento y convivencia".

El candidato concluyó señalando que, con el apoyo de todos, Vizcaya "va a seguir adelante" y liderar "una nueva Euskadi, un país que dependa básicamente de su voluntad y de su esfuerzo".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies