Bildu apoya en la AN a los detenidos por la agresión de Alsasua y achaca su encarcelamiento al interés político

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Bildu apoya en la AN a los detenidos por la agresión de Alsasua y achaca su encarcelamiento al interés político

332239.1.644.368.20161116115058
Vídeo de la noticia
Publicado 16/11/2016 11:50:58CET

Dice que sólo se trató de una "trifulca de bar" y que pretenden ahogar el debate sobre la presencia policial en el País Vasco

MADRID, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los diputados de EH Bildu Oskar Matute y Marian Beitialarrangoitia han acudido este miércoles a la Audiencia Nacional para apoyar a los 10 acusados de participar en la agresión a dos guardia civiles en la localidad navarra de Alsasua. En su opinión, sólo gracias al "interés político" se ha convertido una "trifulca de bar en un delito de terrorismo".

Según ha asegurado Matute en declaraciones a los medios, los que piensan que la situación se circunscribe a lo sucedido en un bar del municipio se equivocan. La imputación "desproporcionada y bestial" de delitos de terrorismo a los acusados de participar en la paliza forma parte de un "montaje policial" destinado a coartar el debate contra "la fuerte presencia de cuerpos policiales en Euskal Herria.

"Con situaciones como ésta lo que pretenden es que el debate no se dé. Lo hacen como el Estado Español sabe hacer las cosas, a través de las vías punitivas, de la represión, de medidas que cercenan la democracia", ha dicho y añadido que ésta es en España "una especie en peligro de extinción.

El teniente y el sargento de la Guardia Civil agredidos en un bar de Alsasua por un grupo de unas 40 personas tratarán de identificar esta mañana, en una rueda de reconocimiento, en la Audiencia Nacional a las personas que les golpearon durante la paliza.

Según han informado a Europa Press fuentes jurídicas, los seis presuntos agresores que fueron enviados en la noche de este lunes a prisión serán trasladados de nuevo a las dependencias judiciales para participar en el reconocimiento.

También se ha citado a las dos mujeres que quedaron en libertad con comparecencias --Edurne Martínez y Ainara Urquijo-- y las otras dos personas que se presentaron de forma voluntaria en las dependencias judiciales, Adur Ramírez y Aritz Urdangarin.

Los agentes tendrán que reconocer a sus agresores entre un grupo de personas anónimas con perfiles físicos similares. Además, la magistrada les tomará declaración, al igual que a sus acompañantes, para que ofrezcan su versión sobre lo sucedido. Las defensas han aportado a la rueda a varias personas elegidas entre un grupo de una cuarentena que ha acompañado a los acusados en libertad a las dependencias judiciales.

Según el relato realizado por la titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 en el auto en el que decretó la prisión de seis acusados de la agresión, el teniente y el sargento de la Guardia Civil se encontraban, de paisano y fuera de servicio, realizando unas consumiciones en el bar Koxka de Alsasua cuando, alrededor de las tres y cuarto de la madrugada Jokin Unamuno entró en el bar acompañado de una menor y se dirigió al segundo para decirle que no tenía derecho a estar allí.

"PERROS", "PUTOS PIKOLETOS"

En este momento intervino el teniente, diciéndole que les dejara en paz, pese a lo cual Unamuno insistió en su actitud.

Entre tanto se fueron acercando entre veinte y veinticinco personas que les rodearon y comenzaron a amenazarles e insultarles con expresiones como "esto os pasa por venir aquí", "tenéis lo que os merecéis", "iros de aquí", "hijos de puta", "cabrones fuera de aquí", "perros", "putos pikoletos", "txakurras", "alde hemendik (fuera de aquí)" "utzi pakean" (dejadnos en paz), para a continuación "comenzar a golpearles".

Los agentes y sus parejas intentaron entonces abandonar el bar y ya en la calle se encontraron con otro grupo de entre quince y veinte personas que junto con los anteriores continuaron insultándoles y golpeándoles hasta que llegaron los agentes de la policía foral. A éstos, los agresores les decían que por qué no se detenía también al sargento.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies