Black.- Sánchez Barcoj solicita formalmente al tribunal un careo con De la Torre

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Black.- Sánchez Barcoj solicita formalmente al tribunal un careo con De la Torre

Rodrigo Rato y Miguel Blesa en el juicio por las tarjetas black
POOL
Publicado 09/11/2016 10:29:41CET

Las defensas piden al tribunal que admita dos documentos de 1988 y 1992 en el que se explican las condiciones de uso de las tarjetas

MADRID, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

El exdirector de Medios de Caja Madrid Ildefonso Sánchez Barcoj, ha solicitado formalmente al tribunal de la Audiencia Nacional que se encarga de juzgar el uso presuntamente fraudulento de las tarjetas 'black' un careo con el exsecretario general de la entidad, Enrique De la Torre, para esclarecer las versiones contrapuestas sobre las condiciones de uso de los plásticos.

En un escrito aportado a la Sala Cuarta de lo Penal la representación procesal de Sánchez Barcoj, que ya hizo la petición al tribunal el mismo día que prestó declaración De la Torre, defiende que el objetivo de esta práctica es aclarar "la verdad" sobre los puntos de contradicción en relación a la necesidad o no de justificar los gastos efectuados con los plásticos.

Al respecto, en su declaración en calidad de investigado ante el tribunal que sienta en el banquillo a 65 exaltos cargos y directivos de la caja extinta y Bankia, De la Torre dijo que había repartido las visas a sus beneficiarios siguiendo las instrucciones del exdirector general de Medios Ildefonso Sánchez Barcoj, según las cuáles no era necesario que se justificaran los gastos.

La defensa de Sánchez Barcoj, también imputado en la causa y que cargó a su tarjeta 575.079 euros durante su etapa en Caja Madrid y Bankia, expone por su parte que cuando De la Torre llegó a la caja en 1996 su defendido todavía no era director de Medios ya que accedió a este puesto cuatro años después, por lo que descarta que recibiera indicaciones suyas.

En el escrito de diligencias al que ha tenido acceso Europa Press expone además que De la Torre atribuye las competencias sobre los límites de las visas a Sánchez Barcoj si bien este lo niega y dice que la responsabilidad de las mismas recae en la presidencia de la caja (que ejerció Miguel Blesa desde 1996 a 2010, y Rodrigo Rato desde 2010 a 2012) y en la secretaría general.

Asegura que De la Torre, que se presentó ante el tribunal como "un mero subordinado", se contradice al defender que era la mano derecha de Blesa el que llevaba el control de los saldos y que él no tenía acceso al uso de las tarjetas ya que en otro momento de la declaración alega que el importe de las mismas estaba ya en el tope asumible por parte de la inspección tributaria.

El tribunal que preside la magistrada Ángela Murillo se encarga de dirimir si los encausados cometieron delito continuado de apropiación indebida y administración desleal por el uso de las tarjetas, que para algunos eran entendidas como complemento retributivo y para otros como gastos de representación en el marco del ejercicio de su función dentro de la entidad.

CARTAS DE ENTREGA DE TARJETAS

Por otro lado, la representación procesal de los exmiembros de la Comisión de Control Juan Gómez Castañeda; Alejandro Couceiro y Fernando Serrano Antón han solicitado que se incluyan dos documentos de 1988 y 1992 relativos a entrega de tarjetas bajo la presidencia de Jaime Terceiro, y que en su opinión, constituyen una prueba "sustancial y de gran relevancia para lograr la verdad de los hechos que se están juzgando".

Esta parte se adhiere así a la defensa de los exconsejeros Jesús Pedroche y Alberto Recarte, que la semana pasada demandó que se incluyeran como prueba porque acreditarían, según su versión, que las 'black' no sólo tendrían como finalidad cubrir sus gastos de representación sino que también podrían ser utilizadas "en concepto de compensación por el ejercicio de su función".

El contenido de las misivas pondría de relieve lo expuesto por la mayoría de encausados en su declaración ante el tribunal de que las tarjetas las entregaban desde la secretaría general de la caja extinta (cuyos responsables fueron Ángel Montero --fallecido en el año 2000-- y su sucesor Enrique de la Torre) y que tenían un límite de gasto.

Esta defensa considera pertinente que se incluya a la causa dado que se trata de pruebas "hasta entonces desconocidas" y que vendrían a contradecir la versión de Terceiro ante el tribunal de la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de que las visas otorgadas solo podían ser entendidas como gastos de representación, nunca como complemento salarial y que "no era concebible otro sistema".

En concreto Terceiro, que prestó declaración en calidad de testigo, añadió que durante los años de su mandato existió una "política de austeridad", por lo que Ángel Montero llevaba un "riguroso control" sobre el uso que se hacían de los plásticos, a los que los 65 encausados cargaron un total de 12,5 millones de euros desde 2003 hasta 2012 (ya que la responsabilidad penal de los cargos realizados previamente está prescrita).

ACTAS DE CAJA MADRID Y BANKIA

Además, la defensa de Sánchez Barcoj ha remitido otro escrito en el que recuerda que durante las primeras vistas dedicadas a cuestiones previas, se requirió a la Fundación Obra Social y Monte de Piedad Madrid (denominación actual de la caja extinta)y a Bankia el contrato que constituye el fundamento de las 'black', práctica que comienza con un acuerdo del Consejo de Administración de mayo de 1988, y también la certificación del acta del Consejo de Bankia del 25 mayo 2012.

En dicho órgano se acordaron, entre otros aspectos, la reformulación de las cuentas cerradas a 31 de diciembre de 2011; según explica la defensa del exdirectivo que pide a la Sala que vuelva a reclamar la aportación de estos documentos solicitados en septiembre.

La vista se reanuda el próximo lunes 14 de noviembre con la duodécima sesión de juicio en la que los 65 exaltos cargos --entre ellos políticos del PP, PSOE, IU y representantes sindicales y de la patronal-- se enfrentan a penas de prisión que van desde un año y medio a seis años por el uso que hicieron de sus tarjetas con las que compraron joyas, ropa de lujo, menaje, accesorios y viajes, entre otros gastos.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies