Aguirre acusa a Blanco de vaticinar también detenciones y al PSOE de querer "descalificar" a los manifestantes

 

Aguirre acusa a Blanco de vaticinar también detenciones y al PSOE de querer "descalificar" a los manifestantes

Actualizado 10/05/2006 13:19:11 CET

MADRID, 10 May. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, acusó hoy al secretario de Organización del PSOE, José Blanco, de vaticinar, como el dimitido delegado del Gobierno en Madrid, que iba a haber detenciones por las agresiones sufridas por el ex ministro José Bono durante una marcha de víctimas del terrorismo y culpó a este partido de pretender "descalificar" a los manifestantes.

En declaraciones a la cadena Cope recogidas por Europa Press, precisó que aunque la sentencia que condenó a entre tres y cinco años de cárcel a los tres policías que participaron en la detención ilegal de dos militantes del PP por supuestas agresiones a Bono sólo menciona que las declaraciones del dimitido Constantino Méndez pudieron influir en la actuación de los policías, también pudo tener el mismo efecto un pronunciamiento de Blanco en el mismo sentido.

"Dice la sentencia (...) que sí pudo haber influencia por las declaraciones del delegado del Gobierno como, esto lo digo yo, no lo dice la sentencia, de don José Blanco, que hizo exactamente las mismas y aquél ya habló de un partido político", afirmó.

Además, acusó al PSOE de pretender descalificar a los manifestantes que el 22 de enero de 2005 acudieron a la cita convocada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo al comprobar cómo esa marcha, de la que preveían que "no sobrepasaría las 5.000 personas", finalmente congregó, según ella, a "masas de manifestantes".

Según Aguirre, los socialistas pretendían "descalificar" a los manifestantes "diciendo que eran personas de extrema derecha". "Un ama de casa que se dedica a Unicef y un fontanero jubilado que llevaba una bandera de España en un tubito de PVC, usted me contará qué tienen que ver con la extrema derecha", señaló.

"Lo que pasa es que no le gustaba al Gobierno que rechazaran su política antiterrorista", argumentó, en un momento en que, según la presidenta, "estaban comenzando las negociaciones o contactos o lo que fuera con ETA", lo que "mucha gente" rechazaba.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies