Bono cree que el PSOE no podrá gobernar en Navarra con alguno de los partidos integrantes de Nafarroa Bai

Actualizado 26/06/2007 14:12:12 CET

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ex ministro de Defensa José Bono explicó hoy que "en el terreno de los sentimientos" entiende que los socialistas navarros no quieran acordar el gobierno autonómico con UPN, pero señaló que, a su juicio, el PSN no podrá gobernar con algunos de los partidos integrantes de Nafarroa Bai. "Me costaría mucho asumirlo", reconoció.

En declaraciones a TVE recogidas por Europa Press, Bono se mostró "respetuoso" con los socialistas navarros y señaló que comprende que "sientan distancia" con UPN y estén en contra de cualquier entendimiento con ellos. Sin embargo, reconoció su rechazo a un acuerdo con los nacionalistas. "Al etarra que deja las armas, que haga huelga de hambre o la deje de hacer, no le invito a mi casa ni por equivocación", subrayó.

Así, aunque confesó que su opinión es ya "poco influyente" en el seno del PSOE, defendió que el partido debe "dejar bien claro" que "por encima del País Vasco, Cataluña o Navarra están los intereses de España". "Creo que no vamos a poder gobernar con algunos partidos que hay en Nafarroa Bai y no vamos a gobernar con ellos", reconoció tras señalar que, en caso de que sí se alcanzara este pacto, le costaría "mucho asumirlo". "Aunque en la época del tripartito ya tragué mucho y sufrí mucho", desveló.

Además, defendió la necesidad de que a ETA "se le deje claro" que nunca más tendrá posibilidad de llegar a ningún acuerdo y que a los presos se les tratará "con todo el rigor que exige la ley". A su juicio, "el único proceso que cabe ahora" es a través de la Guardia Civil y la Policía. "No hay mejor terrorista que terrorista preso", aseveró.

En este sentido, lamentó que "hay gente" que esté "profesionalizada" en "sacar interés o rédito electoral" de la lucha contra ETA y criticó que "algunos" de los líderes del PP "ganan votos mostrando al PSOE más complaciente contra ETA que ellos". Por ello, recordó que la mayoría de los españoles quieren que se hable con ETA "cuando vengan con los brazos en alto" y ahora "no hacen falta meses ni negociaciones" porque "hay que meterlos presos y no cabe otra alternativa".