Borrell: El Gobierno no tiene "ninguna hipoteca" con los independentistas

Borrell, ministro de Asuntos Exteriores, llega a su primer Consejo de Ministros
EUROPA PRESS
Actualizado 13/06/2018 14:25:03 CET

Cree que hay que "clarificar" el Estatut y trabajará para mejorar la imagen de España, "gravemente deteriorada" por el conflicto en Cataluña

MADRID, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Josep Borrell, ha asegurado este miércoles que el Gobierno quiere ser constructivo con Cataluña, pero ha dejado claro que "no tiene ninguna hipoteca ni ninguna deuda que pagar" a los independentistas.

En un encuentro con periodistas, el ministro ha recalcado que quienes votaron a favor de la moción de censura contra Mariano Rajoy lo hicieron porque quisieron, de manera que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no tiene ninguna deuda con nadie.

Dicho esto, ha defendido que el camino a seguir con Cataluña no es el de la escalada verbal, sino el de restablecer el diálogo, pero ha recalcado que eso "no es una actitud entreguista". A su modo de ver, es importante que Sánchez y el presidente catalán, Quim Torra, se reúnan, hablen y fijen posiciones de partida.

Preguntado sobre el control financiero de la Generalitat, ha opinado que eso es algo que podrían hablar pero también ha recordado que la Ley de Estabilidad Presupuestaria da al Gobierno central la posibilidad de controlar los gastos de todas las comunidades autónomas, y no ve motivos para renunciar a ello.

En cuanto a la posibilidad de recuperar artículos del Estatut que fueron anulados por el Tribunal Constitucional, ha opinado que, sobre todo, lo que hay que hacer es "clarificarlo", porque ahora mismo el Estatut es, además del texto en sí, las siete sentencias que versan sobre él y eso es poco operativo.

En todo caso, cree que muchos asuntos pueden resolverse con la gestión cotidiana, sin que sean necesarias nuevas leyes. En todo caso, no ha querido hablar de plazos ni de fórmulas, porque el asunto no recae entre sus competencias, sino en las de la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet.

"LEYENDA NEGRA"

Borrell ha insistido en que él no será "ministro de asuntos catalanes" pero sí considera que una labor importante de su Departamento es contribuir a la imagen exterior de España, que ha quedado "gravemente deteriorada" con el desafío secesionista en Cataluña.

En su opinión, los independentistas han conseguido propagar con éxito una nueva "leyenda negra", en la línea de que España no es plenamente democrática, cuando lo cierto es que supera a muchos otros países europeos en los ránkings especializados.

En ese empeño, ha avanzado que procurará que el relato de la España democrática y constitucional esté bien presente en la opinión pública de otros países y, además, que explicará con toda la contundencia necesaria qué es lo que ha pasado y cuál ha sido el papel de cada uno para llegar a esta situación, no con descalificaciones sino con argumentos.

ERA ESPERABLE LA REACTIVACIÓN DEL DIPLOCAT

En cuanto al anuncio del Gobierno catalán de que reactivará el Diplocat y reabrirá las 'embajadas' (delegaciones de la Generalitat en el exterior), ha explicado que no se puede cuestionar que ninguna comunidad autónoma tenga representación institucional en el exterior y que habrá que "esperar a ver cómo actúan".

A su juicio, era esperable que el Gobierno de Quim Torra recuperase estas estructuras y ha asegurado que si vuelven a trabajar por la independencia el Gobierno central será "consecuente". Eso sí, también ha admitido que es difícil trazar la línea a partir de su actuación puede ser "jurídicamente reprobable" y no quiere ser arbitrario.