Los candidatos a presidir la Sala Penal de la Audiencia piden formación en asuntos económicos

Publicado 09/05/2017 14:05:08CET

Expusieron sus proyectos ante la Comisión Permanente del CGPJ

MADRID, 9 May. (EUROPA PRESS) -

Los seis magistrados candidatos a presidir la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional han apostado este martes por fomentar la formación de los magistrados en asuntos especializados como los económicos y financieros para poder estudiar, así como acercar la justicia a los ciudadanos.

A este puesto, que abandona el próximo 1 de junio Fernando Grande-Marlaska, se han presentado los magistrados Fermín Javier Echarri Casi, Concepción Espejel, Manuela Francisca Fernández Prado, Juan Pablo González González, Carmen Lamela Díaz y María Teresa Palacios, que han presentado su proyecto ante la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Todos ellos forman parte actualmente de la Sala que aspiran a presidir.

Los seis candidatos han coincidido en que el presidente de la Sala de lo Penal deben fomentar la especialización de los magistrados en esta temática, debido a que la Audiencia Nacional no sólo estudian causas de terrorismo, sino cada vez más de corrupción.

"Necesitamos tener conocimientos en economía y contabilidad para entender las pruebas periciales", ha dicho la magistrada de la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Manuela Francisca Fernández Prado, que ha concluido la exposición de su proyecto asegurando que si es elegida como sustituta de Fernando Grande-Marlaska afronta el reto porque ella "representa lo que es la Audiencia Nacional".

En esta línea, la titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, ha apostado por crear unidades técnicas de apoyo para auxiliar a los magistrados en temas específicos como las causas de corrupción que, a su juicio, "causan una preocupación en la sociedad española".

Según Lamela, dentro de cinco años --lo que dura el mandato de presidente-- la Sala de lo Penal tiene que ser un "gabinete especializado", "tecnológicamente avanzado" que preste una tutela judicial "pronta" y con criterios "homogéneos". Según ha expuesto, la Audiencia Nacional tiene que rendir cuentas con los ciudadanos, por lo que ha insistido en la necesidad de que todos los magistrados de la Sala elaboren un plan de actuación anual de objetivos.

En cuanto a la proximidad de la justicia al ciudadano, el magistrado de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional Fermín Javier Echarri pretende que las resoluciones judiciales "de repercusión" social se ponga a disposición del gabinete de prensa para que sea difundida, una vez que hayan sido notificadas a las partes, y evitar así "filtraciones interesadas".

Por otro lado, este candidato ha expuesto ante el CGPJ que unos de los factores que retrasan el tiempo de los procedimientos es el amplío número de testigos que citan las partes en los juicios, a los que después la mayoría son renunciados, así como las "conformidades tardías".

Para ello, el juez en comisión de servicio en la Sala a la que opta presidir cree necesario llevar una "selección más estructurada y realista de las pruebas" a realizar en los procedimientos.

"TIEMPOS CONVULSOS"

Por su parte, la magistrada de la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal María Teresa Palacios ha precisado que la Audiencia Nacional tiene que transmitir la idea de servicio público incluso en "tiempos convulsos". Así, ha afirmado que el presidente de este órgano debe tener una relación cercana con cada uno de los magistrados de las cuatro secciones para "poner en valor" cada una de sus visiones.

Durante su comparecencia, ha hecho hincapié en que cada sección debe tener una sala disponible para poder celebrar los juicios. En este sentido, ha rechazado que la sede de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid), únicamente tenga dos salas de vista disponibles, lo cuál, en su opinión, retrasa la celebración de las vistas, pues hay fijar su disponibilidad en un calendario.

Asimismo, ha destacado que el desplazarse hasta allí supone un "desgaste físico" para los magistrados. "El desgaste nuestro tiene que ser intelectual, no físico", ha señalado.

Por otra parte, la presidenta de la Sección Segunda de la Sala de lo Penal, Concepción Espejel, además de abogar por la implantanción de las nuevas tecnologías, quiere que las cuatro secciones que conforman la Sala de lo Penal tengan la misma carga de trabajo y sus criterios sean unificados, respetando la "independencia de los compañeros".

Ha apuntado que hay secciones que cuentan con menos número de magistrados, al igual que hay otras que les recaen un mayor número de sumarios.

MOVILIDAD DE LOS MAGISTRADOS ENTRE SECCIONES

Por último, al igual que Espejel, el magistrado Juan Pablo GonzáleZ ha hecho hincapié en la mayor carga de trabajo que tienen algunas de las cuatro secciones de la Audiencia Nacional. En este sentido, González considera que se puede formentar la "movilidad" de los magistrados entre las salas para aprovechar los recursos y dar celeridad a los procedimientos.

Además, ha subrayado que la Audiencia Nacional --un "referente claro" tanto a nivel nacional como internaciona, según ha dicho-- tiene que "mejorar las garantías de los imputados" y "agilizar" los procesos reduciendo los tiempos de respuesta.

"Nada distinto de lo que podíamos decir de cualquier otro órgano jurisdiccional", ha agregado, al tiempo que ha destacado que se recurre en "exceso" a las unidades policiales y que debido al "gran eco mediático" que tienen algunos procedimientos "acaban perdiendo fuerza".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies