Carod augura que ERC volverá a la Generalitat porque la gente "la hará entrar por la puerta grande"

Actualizado 04/06/2006 0:33:20 CET

BARCELONA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, auguró hoy que su partido "quiere volver al Gobierno y volverá al Gobierno, porque el pueblo de Catalunya le hará entrar por la puerta grande", y advirtió de que "ya se encontrarán" las consecuencias quienes tienen intereses económicos y "piensan en una posible futura 'psoevergencia'".

Dijo que "vista la historia de este país, ahora mismo es mejor un Martínez, media docena de Rodríguez y treinta López que defienden Catalunya que ciertos apellidos catalanes que van a Madrid a venderla". Por el contrario, animó una vez más a rechazar el Estatut salido de las Cortes y seguir defendiendo ante el Estado el texto que había aprobado el Parlament: "O lo cogen o lo devuelven, pero nada más", sentenció, y siguió animando a "empezar el camino de la relación bilateral con Madrid".

Ante los 1.500 asistentes al acto central de campaña de ERC en Barcelona, Carod, tras ser aplaudido en pie, se preguntó si "la democracia española sólo da para que pasen el cepillo" al proyecto estatutario, y dijo una vez más que no debe aprobarse un texto "para salvar la silla" al presidente del Gobierno y al líder de CiU, autores del pacto estatutario.

Carod advirtió de que se utilizará el 'sí' "para ir contra las aspiraciones de Catalunya", y de que "si sale un 'sí' con un número elevado, por muchos años se acabó lo que se daba", e hizo notar que ya se notan las consecuencias con Iberia, que "utilizará el 'sí' contra Catalunya; tanto, que ya ha empezado a utilizarlo", excepto el Puente Aéreo, que es "la única línea que les funciona" porque los catalanes se ven obligados a ir constantemente a la capital española. Carod reivindicó la gestión del aeropuerto y ofreció irónicamente trasladar el Puente Aéreo a la terminal de vuelos internacionales.

El secretario general de ERC, Joan Puigcercós --también ovacionado en pie--, acusó a CiU y PSC de "crear confusión" al defender el proyecto, y aseguró que en el texto "no viene ni un euro de más" ni "ninguna garantía" de conseguir competencias y descentralizar. "No hay avances si no hay recursos, porque no podremos pagar" competencias, dijo, y destacó que "quedan competencias por traspasar" del Estatut vigente.

Sobre el líder del PP catalán, Josep Piqué, lo definió como alguien que va "como un alma en pena por la televisión" hablando del Estatut. Y constató que, a su vez, al PSOE "sólo le queda el argumento del PP" para defender el 'sí', y reiteró que el PP hace de "policía malo" en este proceso, mientras los socialistas hacen de "policía bueno: el que te acaricia, con buen talante" y "da consuelo" para "acaba fastidiando, como el otro; y es que los dos van a medias: uno hace el trabajo de romperte las piernas, y el otro te quita el balón". Y denunció que ambos "ya han hecho el trabajo: han recortado" el proyecto.

El ex conseller Josep Huguet y el portavoz de ERC en el Parlament, Joan Ridao, fueron ovacionados en pie largamente. Huguet dijo que "no ha quedado nada" de la financiación que aprobó el Parlament, que "la opinión pública sabe que no hay ninguna garantía de mejora", y que "sin caja no hay derecho de la autodeterminación día a día", y retó al líder de CiU, Artur Mas, a "explicar" a cambio de qué pactó el proyecto con el presidente del Gobierno. "No a la legalización del robo a Catalunya", añadió.

Ridao consideró a Mas "un tonto útil" y representante "de la derecha local ávida de poder". Constató el proverbio que dice que "no se puede coger agua con un colador" y afirmó que "eso es lo que quieren que haga Esquerra". "Que se nos respete el derecho a decidir", dijo, y añadió que, cuando eso se defienda masivamente en Catalunya, ésta "podrá decir 'Adiós, España'".

El ex 'conseller primer' de ERC, Josep Bargalló, aseguró que también hay futuro sin el proyecto estatutario, para conseguir lo que no establece el texto --aludió, entre otras aspiraciones, a las selecciones catalanas y la presencia de Catalunya en las instituciones europeas--. "Volveremos a gobernar, y ¡que aprendan!". La ex consellera Marta Cid consideró inaceptable no poder decidir sobre los propios recursos. "Lo frenaremos", sentenció.

El ex conseller Carles Solà pidió 'no' para un Estatut que no da competencias pero que sí "da la competencia de todo lo que Madrid decide que debe hacer Catalunya" y que "no deja hacer nada más que pagar: es una sumisión absoluta" de "todos los partidos excepto uno: ERC". Y la ex consellera Anna Simó apostó por un "modelo europeo" de políticas sociales, "pero vale mucho dinero", y se preguntó "cómo se paga: no lo pagarán Mas y Zapatero" pese a su pacto estatutario.

ERC NO CANTA EL 'CARA AL SOL'

El dirigente de ERC y ex conseller Xavier Vendrell constató que ERC "ha hecho los deberes" en el proceso estatutario, y aseguró que "no quieren aprobar a ERC porque se ha negado a cantar el 'Cara al Sol', pero eso forma parte del pasado". Y el también ex conseller Manel Balcells dijo que este Estatut no da "instrumentos" para mejorar la investigación, sanidad y educación.

El portavoz de las juventudes de ERC (JERC), Pere Aragonès, pidió el 'no' al texto por la financiación, y dijo que "los jóvenes no firmarán la hipoteca" de este proyecto. La portavoz de ERC, Marina Llansana, puso el acento en lo que consideró insuficiencia del reconocimiento del catalán, y puso como ejemplo que el conocimiento del catalán sea "sólo" requisito para los jueces, y el Estatut valenciano, que "consagra el secesionismo lingüístico" entre catalán y valenciano.

El segundo teniente de alcalde de Barcelona, Jordi Portabella, afirmó que el proyecto de Estatut no es suficiente para las políticas necesarias "en cada uno de los municipios y, especialmente, en la capital", que necesita ser "fuerte" y "empujar al territorio", para lo que se precisan --destacó-- buenas infraestructuras, principalmente el aeropuerto y la necesidad de que la gestione Catalunya.

ZIARRETA (EA) y BEIRAS

El secretario general de EA, Unai Ziarreta, dijo que ERC es "el único partido que ha mantenido la coherencia con el pueblo catalán". "Felicidades por manteneros fuertes frente a actitudes vergonzosas de partidos catalanes o que se dicen catalanes", y aludió a CiU. "Han sido capaces de traicionar al pueblo de Catalunya por volver al sillón de la Generalitat", insistió.

Ziarreta se mostró "triste" por que el presidente del Gobierno no haya cumplido su promesa de apoyar el texto que aprobara el Parlament, y afirmó que Euskadi deberá abordar "una fase de normalización política", que necesariamente debe llevar a un acuerdo que incluya la "autodeterminación". Y advirtió al Gobierno español de que, al día siguiente del referéndum, "se abrirá en Catalunya" el trabajo de muchos "hacia la independencia".

El antiguo líder del BNG Xosé Manuel Beiras -ovacionado de pie--, dijo que Galicia "ha sido derrotada muchas veces" e "iba encorvada" ante el poder, hasta que rechazó hacerlo más, y aludió a la "dignidad" de Catalunya para rechazar "que las Cortes mutilen" el proyecto. "Vengo a decirles simplemente: nuestra solidaridad de todos los gallegos que ejercimos la dignidad", dijo, y constató que éstos son "solidarios" con el derecho de los catalanes de decidir.

El presidente de honor de ERC, Jordi Carbonell, leyó el poema 'Poble Meu', de Pere Quart, y el actor Joel Joan recitó 'Indesinenter', de Salvador Espriu, dos poemas que reivindican la identidad de un pueblo.