Catalá niega contactos con independentistas: "No es un plan Moncloa, es el Estado de derecho aplicado"

Rafael Catalá, ministro de Justicia
EUROPA PRESS
Actualizado 01/02/2018 11:47:56 CET


Avisa de que "mucha jurisprudencia hace prevalecer el derecho a la información", tras la querella de Comín por publicar sus mensajes"

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha negado que el Gobierno tenga un "plan" que incluya negociaciones con los independentistas, como insinuó el expresident Carles Puigdemont en una serie de mensajes dirigidos al excoseller Toni Comín: "No es el plan Moncloa, es el Estado de derecho aplicado a todos los españoles", ha manifestado Catalá.

En una entrevista en Antena 3 recogida por Europa Press, el ministro se ha referido así a los mensajes de texto que Puigdemont envió a Comín en los que el expresidente catalán señala que el proceso soberanista "se ha terminado" y que "el plan de Moncloa triunfa".

"Es una manera de hablar. Yo creo que se refiere al conjunto de acciones que el Estado de derecho lleva ejerciendo hace tiempo para garantizar que en España se cumplen las leyes y se aplica la Constitución", ha declarado Catalá preguntado sobre la existencia de un "plan Moncloa", remachando: "No hay acuerdos ni pactos secretos al margen de la transparencia y la ley".

En esa serie de mensajes de texto, Puigdemont aseguró que ese plan "triunfa" y, seguidamente, añadió: "Sólo espero que sea verdad y que gracias a esto puedan salir todos de la cárcel porque si no el ridículo es histórico".

DERECHO A LA INFORMACIÓN VS INTIMIDAD

Preguntado sobre las querellas que el abogado de Comín va a presentar por la obtención y difusión de dicho mensajes porque, entre otras cosas, sostiene que "se ha vulnerado el secreto de sus comunicaciones", Catalá ha hecho hincapié en que "no hay una doctrina clarísima" acerca de si prevalece el derecho a la intimidad o el derecho a la información.

No obstante, ha recalcado que la captación de esos mensajes se hizo "en un lugar público" --durante un acto en Lovaina (Bélgica--, pese a que "no es una actividad pública". Es más, ha aseverado que "hay muchos precedentes en el que la información ha circulado" y, sin embargo, "no ha habido ninguna respuesta jurisdiccional".

"Es un tema siempre delicado, siempre difícil, y donde mucha jurisprudencia hace prevalecer el derecho a la información y que cuando no hay una intrusión en la esfera de la intimidad, si no que es un uso público como parece que ha sido este caso, yo creo que es difícil proteger esa información", ha dicho.

"SENTIDO COMÚN"

Para Catalá, es de "sentido común" que Puigdemont tenga que acudir a la sesión de investidura del Parlament si es el candidato como ha acordado el Pleno del Tribunal Constitucional (TC): "El sentido común y las leyes se acaban imponiendo", ha manifestado, para después insistir en que el Gobierno ha estado "permanentemente" en la defensa de la convivencia.

Asimismo, ha asegurado que la decisión del Gobierno de impugnar ante el TC la investidura de Puigdemont antes de que se produjera --pese a que el Consejo discrepaba precisamente en el momento elegido por el Gobierno para presentar ese recurso-- fue "colegiada".

Y ha defendido que el Gobierno siguiese adelante con el recurso pese a la recomendación del Consejo de Estado de valorar los tiempos. Según ha explicado, "hay que pedir el informe", pero "no hacer lo que dice" este órgano consultivo que no tiene carácter vinculante.

El ministro sostiene que es "muy conveniente que haya un nuevo gobierno en Cataluña" y "no tiene sentido" que la Comunidad Autónoma siga "bloqueada". En este sentido, ha defendido la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, tras lo que, a su juicio, "se han fortalecido las instituciones". "Nada volverá a ser igual tras la aplicación del 155", ha remarcado.

Por otro lado, preguntado sobre el planteamiento del titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, Juan Antonio Ramírez Sunyer, que plantea que la Generalitat financió con dinero del FLA algunos actos del proceso soberanista, Catalán ha dicho que "tiene lógica" porque el Gobierno catalán "estaba bloqueado" y "sin capacidad de financiación".