Cataluña pide al Gobierno el fin del control reforzado a sus cuentas y más flexibilidad para cumplir con el déficit

Carmen Calvo se reúne en Moncloa con Pere Aragonés
POOLMONCLOA/JM CUADRADO
Publicado 12/07/2018 17:11:16CET

Aragonés deja claro que el Govern prioriza el diálogo bilateral con el Estado frente a foros multilaterales con el resto de autonomías

MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Govern catalán ha reclamado este jueves al Ejecutivo español que relaje el objetivo de reducción del déficit público de las Comunidades Autonómas para 2019 del 0,1 al 0,4 por ciento y que levante el control reforzado que existe desde 2015 sobre los pagos que recibe Cataluña del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA).

Así se lo ha trasladado el vicepresidente del Govern, Pere Aragonés, a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la reunión que han mantenido después de un primer encuentro entre Aragonés y la vicepresidenta Carmen Calvo.

Montero, según el representante catalán, se ha comprometido a estudiar ambas peticiones, que se verán en detalle en la comisión bilateral sobre asuntos económicos y fiscales que existe entre el Estado y la Generalitat y que ambos gobiernos se han comprometido a reactivar. Esta comisión la presidirá Aragonés, por parte catalana, y previsiblemente la secretaria de Estado de Hacienda, Inés María Bardón.

Aragonés ha dejado claro que el Govern da prioridad al diálogo bilateral entre el Estado y la Generalitat frente a foros multilaterales que reúnen al Ejecutivo español con el conjunto de las autonomías. Es más, ha llegado a decir que, por el momento, el Govern "no contempla" participar en ninguno de estos foros, aunque no ha cerrado la puerta del todo a participar en futuras reuniones del Consejo de Política Fiscal y Financiera.

De hecho, está prevista en los próximos días una reunión de este Consejo en la que el Gobierno tendrá que pactar con las autonomías los nuevos objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda pública para el trienio 2019-2021. Pero Aragonés ha dicho que espera que la primera reunión "técnica" para tratar acuerdos con el Estado en materia económica y fiscal se celebre en el marco de la comisión bilateral Estado-Generalitat y no en el CPPF.

ASUME QUE NO HABRA ACUERDO SOBRE AUTODETERMINACIÓN

En rueda de prensa en la sede de la delegación del Govern en Madrid para informar de los encuentros mantenidos con Calvo y Montero, Aragonés ha reconocido haber "constatado" que los dos Ejecutivos tienen proyectos políticos "muy alejados", con el catalán persiguiendo ejercer una autodeterminación que el Ejecutivo de Sánchez no reconoce.

En esta cuestión de fondo en torno al derecho de autodeterminación, Aragonés ha admitido que no atisba un acuerdo, lo que no impide proseguir el diálogo en torno al resto de cuestiones que afectan "a la gestión del día a día" en Cataluña, aspecto en el que sí ve una "oportunidad" de llegar a algún consenso.

Para ir avanzando en este diálogo, antes del mes de agosto se reunirá, por primera vez desde 2011, la Comisión Bilateral Estado-Generalitat prevista en el Estatut y que liderarán la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, y el conseller de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia, Ernest Maragall, también de ERC.

Por parte de la Generalitat, ha explicado Aragonés, se pondrán sobre la mesa en esta Comisión una amplia variedad de temas que afectan a "incumplimientos del Estado", compromisos pendientes y conflictos entre las dos administraciones sobre invasión de competencias que han llegado al Tribunal Constitucional.

Algunas de estas reclamaciones deberán estudiarse en detalle en la comisión específica bilateral de asuntos económicos y fiscales, pero Aragonés ya ha planteado algunas reivindicaciones a la ministra Montero en el encuentro de este jueves.

Junto con la demanda de relajación del objetivo de déficit y la eliminación del control reforzado a Cataluña en el marco del FLA, Aragonés reclama al Estado el pago de "una deuda pendiente" de 700 millones de euros para financiar los Mossos d'Esquadra.

El Govern considera que existe también una deuda pendiente de 780 millones de euros en concepto de inversiones estatales en infraestructuras en Cataluña, así como recursos económicos pendientes por parte del Estado para cumplir en esta comunidad la ley de dependencia.

Con Montero, Aragonés también ha hablado de cuestiones relacionadas con la gestión de la deuda o de préstamos con entidades financieras que con el anterior Gobierno permanecían bloqueados y suponían un problema.

El vicepresidente del Govern le ha pedido expresamente a Montero la retirada de los recursos que el Estado tiene planteados en el Tribunal Constitucional contra leyes catalanas en materia tributaria.

Contador