Catalunya fue la segunda comunidad en accidentes mortales en la construcción en 2007 con 33 fallecidos, según CC.OO.

EP
Actualizado 02/01/2008 11:54:13 CET

MADRID/BARCELONA, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un total de 33 trabajadores catalanes de la construcción fallecieron en 2007 por accidentes laborales, según informó la Federación de Construcción, Madera y Afines de CC.OO., lo que sitúa a Catalunya en segundo lugar en el conjunto de España, sólo superada por Andalucía. En todo el país, la cifra ascendió a 269 empleados muertos, y hasta 400 si se contabilizan los que perdieron la vida transcurridas 24 horas tras el siniestro.

El Ministerio de Trabajo situó en 242 el número de fallecidos en obras de construcción hasta octubre en España. En 2007, el total de accidentes se volvió a situar por encima de los 250.000 siniestros, lo que supone el 27% del total de los sectores. Los accidentes graves superaron los 3.000, el 35% del conjunto de siniestros laborales.

Por comunidades autónomas, Andalucía sumó 42 accidentes mortales en 2007, seguida de los 33 de Catalunya. Madrid acabó el año con 31 muertos en el sector, Castilla-La Mancha con 26 y Castilla y León y la Comunidad Valenciana ambas con 24.

EL 45% DE LAS MUERTES, POR FALTA DE MEDIDAS DE SEGURIDAD.

El sindicato criticó que los trabajadores de la construcción soportan "el doble de accidentes que el resto de sectores" y destacó que España se sitúa a la cabeza de la Unión Europea. Sostuvo que el actual nivel de siniestralidad se debe a las "largas jornadas, a los destajos y las condiciones de trabajo extremas que sufren los trabajadores".

En cuanto a las causas que están detrás de estos siniestros, cerca de la mitad de los accidentes fueron por caídas en altura. En concreto, el 45% de las muertes se produjeron por la falta de medidas de seguridad en la protección de los de forjados, huecos de ascensores y tejados.

Otro 25% se produjo al quedar trabajadores atrapados o bien sepultados en zanjas sin entibar. El resto de accidentes fueron causados por golpes y atropellos de maquinaria, y, en menor medida, descargas eléctricas.

Para CC.OO., esta situación "pone en evidencia la necesidad de medidas urgentes para acometer los problemas que sufre el sector de la construcción" y emplazó a las autonomías a poner en marcha los libros de subcontratación y los registros de empresas subcontratistas, para así tener un control exhaustivo de las empresas e "impedir el paso a aquellos, que despreciando la vida de sus trabajadores, buscan el enriquecimiento rápido, dando así instrumentos de racionalidad tanto a las empresas contratistas, como a la Inspección de Trabajo y Fiscalía".

El secretario general de la federación de la construcción de CC.OO., Fernando Serrano, afirmó que la construcción en España "sigue siendo un sector donde determinados segmentos del ámbito empresarial-subcontratista vienen violando, vulnerando, y quebrantando los derechos de los trabajadores, obligando a los empleados a trabajar en condiciones penosas y dramáticas, y, en constante peligro en cada obra que se inaugura".

Asimismo, Serrano subrayó la importancia de reducir la edad de jubilación a los 60 años para los trabajadores de obra de la construcción y recordó los accidentes 'in itinere' de los miles de trabajadores que a diario se desplazan de las provincias vecinas a las grandes capitales, y que tienen como consecuencia la pérdida de alrededor 100 trabajadores.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies