El Centro de Estudios Constitucionales pide definir el sistema competencial delimitando áreas intransferibles

Benigno Pendás, presidente del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales
CEPC
Actualizado 17/01/2018 14:43:58 CET


Rechaza un modelo federal que cuestione la soberanía nacional y avisa de que una reforma constitucional no bastará a los independentistas

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

El presidente del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales (CEPC), Benigno Pendás, ha defendido este miércoles en el Congreso la conveniencia de modificar la Constitución pero sin hacer una "revisión absoluta" de su contenido y ha señalado como una de las "claves" para mejorar el Estado Autonómico acometer una definición del sistema competencial que determine con claridad cuáles son las competencias que el Estado no puede transferir a las comunidades.

Así lo ha hecho durante su intervención ante la Comisión de evaluación y modernización del Estado Autonómico del Congreso, en la que ha glosado los éxitos del modelo vigente, pero ha deslizado propuestas para mejorarlo.

Pendás, partidario de "un Estado fuerte al servicio de la igualdad y de unas comunidades fuertes en garantía de la pluralidad", no ha avalado la tesis de que "hay que cerrar el Estado autonómico", pero sí ha dejado claro que hay que "pensar en serio" cuáles son las competencias del Estado que "de ninguna manera pueden transferirse y ni tan siquiera delegarse en su ejercicio".

"SORPRENDENTE" BLINDAJE DE LAS AUTONOMÍAS

En este punto, ha recordado que el artículo 150.2 ni siquiera habla de transferir competencias, sino de delegar su ejercicio, aunque algunos Estatutos "sorprendentemente" han "blindado" las competencias que le han sido cedidas.

Así, ha defendido revisar la forma en la que se atribuyen las competencias teniendo en cuenta siempre el principio de igualdad y de no discriminación de los españoles en función del territorio donde vivan y ha rechazado "privilegios económicos y sociales". A su juicio, el artículo 149.1 de la Constitución es un "potente instrumento de igualdad que habría que analizar seriamente para recuperar el equilibrio en el modelo territorial".

Según Pendás, el Título VIII de la Constitución fue un "regalo envenenado" para el Tribunal Constitucional, que ha tenido que hacer "demasiadas sentencias interpretativas" y que "sufre" cuando se ve forzado hacer una "función creativa" que no le corresponde. Entre otras cosas, ha recordado, el TC ha dejado claro en su jurisprudencia que los Estatutos de Autonomía no tienen rango constitucional.

Además, el máximo responsable del centro académico dependiente del Ministerio de la Presidencia ha animado a mejorar la regulación de bases para determinar que las Cortes tendrán siempre la última palabra en su establecimiento con la participación, en su caso, de las entidades autonómicas.

También ha abogado por reforzar la "lealtad" aumentando la presencia del Estado en los territorios y de las comunidades en la toma de decisiones estatales. "No hemos estado muy equilibrados en este terreno", ha reconocido, indicando que el Estado carece que de un órgano pertinente para "poder ejercer una política territorialmente activa". En esta línea, ha pedido facilitar la iniciativa legislativa de las comunidades y regularizar el funcionamiento de la Conferencia de Presidentes, con sede en el Senado.

NO QUEDAR ATRAPADOS EN LOCALISMOS ESTÉRILES

En cualquier caso, Pendás ha hecho referencia a la crisis catalana, al asumir que "hoy el gran problema" no es tanto la reforma de la Constitución o del modelo territorial, sino el "cómo cumplir y hacer cumplir" la Carta Magna lo que, desde su punto de vista, se está haciendo "de manera perfectamente adecuada".

Pendás, quien ha llamado a "no quedar atrapados en localismos estériles" y a mirar hacia fuera porque estamos en un mundo globalizado, se ha mostrado contrario a un modelo confederal o "más que federal que, a base de técnicas refinadas, acabe por cuestionar la soberanía nacional única".

"Una cosa es el encaje de Cataluña y otra recuperar argumentos como 'nación de naciones' o 'plurinacionalidad'", ha avisado, explicado que éstos son "insuficientes" para los independentistas y "confusos" para "los que defienden inequívocamente la España constitucional". Por ello ha remarcado que "tratar de dar satisfacción a quien no quiere ser contentado supone una pérdida de tiempo" y ha llamado a pensar en el interés general.

En este punto, ha alertado de que introducir en la Constitución términos como "autodeterminación, secesión o derecho a decidir", aunque "formalmente sea posible", constituiría "una radical mutación" de la Carta Magna y ha recalcado que la Ley de Leyes "habla de 'nación' referida España y de 'nacionalidades' y 'regiones'" lo que, ha enfatizado, tiene "un significado" concreto e implica una jerarquía.

CAMBIOS EN EL SENADO QUE NO PASAN POR LA CONSTITUCIÓN

Así, ha pedido no ser "ingenuos" sino "realistas" y no pensar que se pueden resolver "problemas de largo recorrido histórico mejorando el funcionamiento de la Conferencia de Presidentes" porque eso "es caer en la ingenuidad".

Respecto a una eventual reforma del Senado, el responsable del CEPC ha comentado que se pueden hacer "muchas cosas" sin necesidad de tocar no ya la Constitución, sino ni siquiera el Reglamento del Senado como revitalizar la Comisión General de Comunidades Autónomas que, a su juicio, está "infrautilizada" o hacer de ella una Cámara de evaluación de las leyes.

Ante las voces que piden incluso cerrar la Cámara Alta o modificar su sistema de elección, Pendás ha defendido la institución porque "la España profunda, la España vacía" tiene que tener un "mínimo de representación" para garantizar su integración. "El fenómeno provincial, que está en la base del Senado, es una parte de vertebración del territorio", ha agregado Pendás, para quien el problema del Senado no tiene que ver con su composición sino con sus funciones.