El CGPJ decide mañana si ampara al presidente del TSJ vasco ante "la intensa campaña de acoso y deslegitimación" sufrida

Actualizado 22/01/2007 18:23:30 CET

Afirma que las críticas comenzaron con la imputación de Ibarretxe, pero desde el jueves pasado se convirtieron en calumnias.

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) decidirá mañana si ampara al presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), Fernando Ruiz Piñeiro, tras estudiar el escrito que ha enviado por "la campaña tan intensa y prolongada de acoso y deslegitimación" que dice padecer desde que se admitió a trámite la querella presentada contra el lehendakari, Juan José Ibarretxe. En su opinión, las críticas sufrieron el jueves pasado "un salto cualitativo" convirtiéndose en calumnias contra los jueces que componen el tribunal.

El escrito remitido por Ruiz Piñeiro, de cuatro páginas, divide las críticas en dos momentos, desde que se admitió a trámite la querella contra Ibarretxe por su reunión con Batasuna hasta el pasado jueves. Desde entonces, según el magistrado, se produjo "un cambio cualitativo, toda vez que se entra de forma clara en el terreno personal, en una actitud de tirar la piedra y esconder la mano, directamente calumniando (bajo la máxima de que 'algo queda') pues no otra cosa cabe deducir del hecho de que un juez resuelva por motivos espurios ajenos a la ley, es decir, se está insinuando la comisión de un delito de prevaricación, pero sin explicar nada más".

Dicho cambio se sustenta en dos informaciones. Una se refiere a las declaraciones realizadas por Juan María Atutxa, actual presidente de la Fundación Sabino Arana, "que sin citar su fuente, ni el porqué, cuándo o cómo, es decir, sin explicar nada en absoluto afirma 'conocer' las razones 'extrajudiciales' que mueven la causa abierta contra el lehendakari y dice conocerlas por tener 'información directa'".

La otra información apareció en un diario y afirma que uno de los magistrados que componen la Sala que admitió la querella ha dicho textualmente: "Éste -en referencia al lehendakari- va a pasar por aquí por cojones". Además, la noticia habla de situación de miedo en el TSJPV y que hay jueces que "temen represalias si hablan".

"En definitiva, creo que no exagero un ápice si afirmo, con rotundidad, que nunca había asistido a una campaña tan intensa y prolongada de acoso y deslegitimación, no sólo en el ámbito territorial de esta Comunidad Autónoma, sino en el ámbito de todo el Estado. Y todo ello, a mi juicio, y a la vista de lo anterior, con la finalidad de inquietar o perturbar la independencia y el sereno ejercicio por parte de este tribunal de la función jurisdiccional que constitucionalmente tiene encomendada", explica el presidente del TSJ.

El escrito que incluye documentación sobre todas las informaciones aparecidas contra los jueces vascos en relación con este caso, concluye diciendo al Consejo que le "parece inexcusable" que adopte las decisiones que considere oportunas "dentro del ámbito de sus competencias".

EJERCER SIN SENTIRSE INQUIETADO.

La primera parte de la carta enviada por Ruiz Piñeiro enumera distintas informaciones con ataques contra los jueces encargados de la causa, en las que se les declara "no gratos" por el presidente de la Comisión del Parlamento vasco, José Antonio Rubalkaba, o que dicen que "no les va a salir gratis".

Tras explicar que ante "esta dinámica de reiteradas manifestaciones y expresiones de vejación, insulto, acusación de golpismo y velada acusación de prevaricación", no ha existido por parte de los jueces "réplica, salvo la apelación a la prudencia y a la mesura en la crítica", Ruiz Piñeiro insiste en que "dicho ambiente" no ha impedido que los jueces ejerzan la jurisdicción sin sentirse inquietados en su independencia.

Por otra parte, fuentes del órgano de Gobierno señalaron hoy que es posible que el nombramiento del juez Fernando Grande-Marlaska como titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 vuelva a retrasarse. La Comisión Permanente de la semana pasada lo aplazó al existir divergencias sobre los criterios que debían reunir los candidatos para otra del centenar de plazas que se incluyen en el concurso por el que será nombrado Grande-Marlaska.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies