Ciudadanos dice que su ley sobre lenguas cooficiales en la Función Pública busca quitar barreras

Albert Rivera, ofrece una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados
EP
Publicado 13/02/2018 19:37:54CET

Critica al PSOE por el decreto que prepara el Gobierno balear para exigir el conocimiento del catalán a médicos y enfermeros

MADRID, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha defendido, frente a las críticas de otros partidos, la proposición de ley que su grupo parlamentario ha registrado este martes en el Congreso para que el conocimiento de las lenguas cooficiales no sea un requisito para el acceso a la función pública en las distintas comunidades autónomas, argumentando que el objetivo es simplemente eliminar barreras a quienes aspiran a trabajar para la Administración Pública.

Ciudadanos quiere que el conocimiento del euskera, el catalán, el valenciano o el gallego se considere un "mérito", no que se convierta en una "barrera" que "te impida ejercer de funcionario", porque eso supondría una "discriminación por razones lingüísticas", según ha explicado Rivera en la Cámara Baja durante una reunión de los diputados de la formación naranja.

El líder de Cs ha abogado por mantener un equilibrio entre la diversidad lingüística en distintos territorios de España y la igualdad en las condiciones de acceso a las funciones y cargos públicos. Por ello, ha lamentado que "en algunos lugares de España no estén respetando la igualdad de todos los españoles y estén creando nuevas obligaciones que no existían en la Constitución".

Así se ha referido al decreto que prepara el Gobierno de Baleares para exigir a los médicos y enfermeros que quieran trabajar en esa comunidad autónoma que acrediten el conocimiento del catalán. Si en un plazo de dos años no lo hacen, no podrán participar en procesos de movilidad ni acceder a la carrera profesional.

Rivera considera que no se puede "vetar a un buen cirujano, médico o especialista en ningún rincón de España" por no hablar una de las lenguas cooficiales, "como está pasando en Baleares con el Gobierno del PSOE". "Yo lo tengo claro, si me tienen que operar o atender, lo importante no es si tienes un certificado lingüístico, sino si te van a salvar la vida", ha declarado.

PIDE EL APOYO DEL PP Y DEL PSOE

Por tanto, espera que en el Congreso los socialistas apoyen la proposición de ley de Ciudadanos y no avalen la política de "discriminación" que, según ha indicado, quieren aplicar sus compañeros "nacionalistas" de Baleares. Asimismo, ha pedido el respaldo del PP para sumar como mínimo 169 escaños.

La iniciativa registrada por Cs establece que "se considerará discriminatoria cualquier disposición o medida adoptada por una Administración en relación con el personal a su servicio" que suponga que "el conocimiento de una lengua cooficial es un requisito para el acceso o la promoción en el empleo público".

Asimismo, se interpretará como discriminatoria "la valoración desproporcionada del conocimiento lingüístico como un mérito, sin atender a la realidad social del conocimiento de la lengua en la comunidad autónoma o sin concurrir razones adecuadas, necesarias y suficientes en relación con la función o el puesto de trabajo correspondiente".

MODIFICACIÓN DEL ESTATUTO DEL EMPLEADO PÚBLICO

En este sentido, la iniciativa modifica la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público, en el apartado 2 del artículo 56, para aclarar que el conocimiento de la lengua cooficial "solo podrá ser considerado como un mérito a valorar, en el contexto de la realidad social de su efectivo desempeño, de manera proporcionada a su necesidad y adecuación en atención al tipo y nivel de la función o puesto a desempeñar".

El texto de la proposición de ley señala que ya no es necesario mantener la "discriminación positiva" que se aplicó a los idiomas cooficiales para superar la persecución a la que fueron sometidos durante la dictadura, ya que ahora "la situación es radicalmente distinta".

"En algunas comunidades, el conocimiento y la utilización de la lengua cooficial alcanza al 90 por 100 de la población. El objetivo de la denominada normalización se ha alcanzado", concluye.