Ciudadanos endurece sus críticas al Gobierno de Sánchez denunciando en una campaña sus "hipotecas, mentiras y cacicadas"

Logo de Ciudadanos. Logotipo
CIUDADANOS - Archivo
Publicado 20/07/2018 20:41:10CET

MADRID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

Ciudadanos ha ido endureciendo progresivamente sus críticas al Gobierno de Pedro Sánchez y, en su papel de "oposición pura y dura", como dijo su presidente, Albert Rivera, este viernes ha lanzado una campaña en redes sociales en la que denuncia las "hipotecas, mentiras, cacicadas, infamias, impuestazos y postureos" del Ejecutivo socialista.

Con motivo de los primeros 50 días de este Gobierno, la campaña "50 días sin rumbo" describe a Sánchez en Twitter como un presidente "sin votos en las urnas y sin proyecto para España". "Más que un Gobierno, Sánchez preside un Comité Electoral sin proyecto para los españoles y con muchos pagos pendientes a sus socios. España no se merece un presidente temporal que antepone sus intereses a la igualdad entre españoles", afirma Cs.

Según la formación naranja, Sánchez llegó a la Moncloa "por la puerta de atrás y con el apoyo de los separatistas y los populistas", y por eso "está pagando día tras día las hipotecas a sus socios de gobierno", que, a su juicio, "van a salir muy caras a todos los españoles".

La mayor parte de las críticas de Ciudadanos se centran en las actuaciones del Ejecutivo respecto a Cataluña, como el levantamiento del control de las cuentas de la Generalitat, el traslado de los políticos independentistas presos a cárceles catalanas, el "trato preferente y bilateral" al presidente de la Generalitat, Quim Torra, o la promesa de recuperar la parte del Estatut que fue declarada inconstitucional.

Asimismo, acusa al Gobierno de ser "equidistante entre golpistas" (los líderes independentistas) y "demócratas" (Cs), de defender el "modelo de exclusión lingüística" en la escuela catalana y de "no hacer nada" mientras los edificios públicos de Cataluña "se llenan de símbolos políticos excluyentes e insultantes" para los catalanes no separatistas y para el resto de los españoles.

En la misma línea de críticas censura las cesiones al nacionalismo vasco y al terrorismo de ETA como pago a los apoyos del PNV en la moción de censura. Así, Ciudadanos carga contra el acercamiento de presos etarras al País Vasco "mientras se niega a recibir a las víctimas", así como la excarcelación de etarras vía progresión de grado, la cesión de las competencias de prisiones al Ejecutivo vasco y le recrimina haber "mirado hacia otro lado" ante los homenajes a encarcelados de la banda terrorista en Euskadi y Navarra.

En esta misma línea, critica que Pedro Sánchez haya negociado con el lehendakari, Íñigo Urkullu, cuestiones como la ruptura de la caja única de la Seguridad Social o la creación de una comisión bilateral para transferir al País Vasco hasta 37 nuevas competencias "para contentar al PNV".

NOMBRAMIENTO DE AFINES

Un lugar importante entre las críticas por la acción de Gobierno denunciada por la formación naranja ocupan también los nombramientos llevados a cabo por Pedro Sánchez para configurar su equipo, desde el "dedazo" que supone para ellos el nombramiento de María Jesús Segarra al frente de la Fiscalía General del Estado hasta el "asalto" a RTVE pactado con Podemos y nacionalistas vascos y catalanes.

En este capítulo, Ciudadanos afea especialmente la elección de afines al secretario general del PSOE para ocupar cargos públicos como José Félix Tezanos, "militante socialista con 46 años de antigüedad", al frente del CIS, Juan Manuel Serrano, el que fuera su jefe de gabinete, en Correos o el exsecretario de Organización Óscar López, "sin experiencia fuera de la política", en la cúpula de Paradores. Y, al que además, "ha protegido después de que atacara a la portavoz de Cs en Valladolid con comentarios machistas y clasistas".

Además de haber aprobado "la mayor estructura de altos cargos de la historia en La Moncloa", Ciudadanos también ha recordado el efímero paso por el Ejecutivo de Màxim Huerta al frente del Ministerio de Cultura, "alguien que odia el deporte y está condenado por defraudar a Hacienda", o la elección de "un imputado por prevaricación" como Luis Planas en la cartera de Agricultura.

Y, frente a ello, además se ha negado a cambiar el modo de elección de los vocales del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) manteniéndo así "la politización de este órgano".

POLÍTICAS ECONÓMICAS Y SOCIALES

La economía también tiene un capítulo importante entre las 50 medidas denunciadas en estos 50 días de Gobierno socialista, con un aumento del gasto en unos 10.000 millones de euros que hacen "imposible" el cumplimiento del objetivo de déficit para este año y una reforma de la financiación autonómica "priorizando" la negociación con Cataluña "para dar nuevos privilegios al nacionalismo".

En la misma línea, afea las medidas anunciadas que suponen "impuestazos" a los autónomos (subida de la cuota a quienes ganen por encima de 40.000 euros), a as familias (subida del Impuesto de Sucesiones), a los ahorradores (mediante el recargo a la banca), a los conductores (recargo en el diésel) y a los trabajadores por cuenta ajena (destopamiento de la base de cotización social).

Tras denunciar el rechazo del PSOE a la ley propuesta por Ciudadanos para acabar con la precariedad y la temporalidad en el empleo, la formación liderada por Albert Rivera también carga contra Sánchez por haber incumplido su promesa de hacer pública la lista de beneficiarios por la amnistía fiscal de Cristóbal Montoro.

Las políticas sociales impulsadas desde el Ejecutivo socialista desde su llegada a La Moncloa tampoco se libran de las críticas de Ciudadanos, que considera que el PSOE "ha faltado al respeto e insultado a familias que recurrieron a la gestación subrogada", se ha opuesto a la implantación de una tarjeta sanitaria única para garantizar la igualdad de los españoles y el derecho a la salud y ha rechazado el impulso de un pacto nacional por la educación para "volver a utilizar esta política, que debería ser de Estado, como arma arrojadiza y partidista".

Igualmente, carga contra la idea impulsada por la vicepresidenta, Carmen Calgo, de cambiar la Constitución "para imponer un lenguaje duplicado, pero no para eliminar aforamientos, cambiar el sistema electoral o garantizar la igualdad entre españoles".

EL SILENCIO DE SÁNCHEZ

También censura otra de las promesas incumplidas por Pedro Sánchez como es la de convocar elecciones cuanto antes, admitiendo que quiere "atrincherase" en La Moncloa hasta el final, o que se "esconda" sin dar ruedas de prensa en España o comparezca en el Congreso para explicar cuáles son los planes de su Gobierno.

En esta misma línea, ha afeado a Sánchez que se haya "cargado" el protocolo de las cumbres con mandatarios internacionales en Moncloa "para no comparecer junto a ellos ante la prensa". Y también en materia de política internacional, que haya renunciado a liderar "el impulso de sanciones a los líderes chavistas y sus activos financieros en España, mirando hacia otro ante la violación de derechos y el saqueo de la tiranía de Maduro".

Finalmente, censura el uso que ha hecho de los "perfiles institucionales" del Gobierno "para hacer propaganda de los ministros o del PSOE", con "postureos" sobre estilo de vida de Margarita Robles o el episodio de sus manos y gafas de sol.