El "Clan de la Morera" declara que plantó el árbol en una zona pública como homenaje al Parque Santander, en Madrid

Actualizado 05/07/2007 16:41:50 CET

El abogado del Canal de Isabel II estudia imputar a los vecinos un delito de injurias por "insultos indeterminados" a los vigilantes

MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

Varios miembros de la plataforma cívica "Parque sí en Chamberí" defendieron hoy, durante su declaración en el juicio de faltas que se celebró contra los vecinos de este distrito madrileño,º que plantaron el árbol en una zona pública como homenaje al Parque Santander, ahora propiedad del Canal de Isabel II, con motivo de la celebración del "Día del Árbol".

En la vista oral, cinco de los seis acusados aclararon ante el titular del Juzgado de Instrucción número 43 de Madrid, José María Casado, que entonces no existía ningún cartel que advirtiera sobre la presencia de zonas ajardinadas en el lugar, puesto que se trataba de un espacio árido sin ningún tipo de vegetación.

Durante más de una hora y media, Francisco Luis Osanz, Alfredo Ignacio García, Alberto Bravo, Carmen Mikelarena y José Nieto, quienes se autodenominan el "Clan de la Morera", se sentaron en el banquillo de los acusados por una falta de coacciones por plantar el pasado 20 de abril una morera en "un espacio público" del Parque Santander, perteneciente al nuevo Centro de Ocio y Deportes Tercer Depósito del Canal de Isabel II. Francisco Rielo, el vecino acusado que se encontraba paseando por las inmediaciones, no se presentó al juicio.

Al inicio de la vista, el juez Casado y el abogado del Canal de Isabel II, que solicita que paguen una multa de 100 euros, mantuvieron una discusión dialéctica sobre la calificación jurídica de los hechos ante la inconsistencia de la acusación contra los vecinos, quienes han reivindicado en los últimos meses la implantación de espacios verdes en este distrito.

En su informe, la acusación particular sostuvo que la conducta de los acusados constituye una falta de coacciones "clara" por su "intromisión en una propiedad de carácter privado" y por "impedir" que los vigilantes de seguridad realizasen su trabajo de evitar la plantación de la morera, que iba acompañada de un pequeña planta de salvia. Además, anunció que estudia imputarles un delito de injurias por los insultos indeterminados proferidos por el grupo contra el jefe de Seguridad del parque

La denuncia que dio origen al procedimiento fue interpuesta por el jefe de Seguridad, Gregorio Vigil, quien manifestó durante su declaración que los acusados mostraron "una actitud desafiante" después de que éste les advirtiera que cesaran en su actividad.

EN CONTRA DEL CAMPO DE GOLF

"Nosotros nos oponemos a la instalación de tiro libre en un campo de golf rodeado de un recinto vallado y con torres metálicas porque es disturbiador y divide el parque en dos", denunció Osanz, miembro de la plataforma cívica y presidente de la asociación vecinal del Oganillo.

Tras reconocer que no solicitaron ningún permiso, relató que el grupo, al que se unieron varios vecinos de la zona, entre ellos niños, plantó el árbol ese día con "el afán de permanencia", ya que en esas fechas se celebraba el "Día del "Árbol". Además, subrayó que varios agentes de la Policía Municipal que paseaban por el lugar no les pusieron ningún tipo de impedimento para realizar su acción.

En un momento del interrogatorio, el letrado del Canal de Isabel II le mostró una fotografía en la que aparecía la zona en la que sucedieron los hechos con un cartel que contenía la advertencia: "respeten las plantas". Frente a ello, Osanz le replicó que la imagen correspondía a fechas posteriores e insistió en que el 20 de abril no había ningún cartel en el lugar.

Por su parte, Mikelarena, portavoz de la plataforma, quiso dejar claro al magistrado que "sólo hubo un intercambio de pareceres" entre el jefe de Seguridad del parque y los integrantes del grupo. "Desde que vivo en Madrid siempre ha habido un cartel que ponía Parque Santander", recalcó la encausada, que al igual que otros vecinos certificó que entonces no había ningún cartel sobre zonas ajardinadas.

Al concluir la sesión, los acusados se mostraron visiblemente satisfechos con el desarrollo del juicio, mientras que uno de sus abogado, Fernando Gómez, aseguró que se ha demostrado que la acusación "no tiene ni pies, ni cabeza".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies