Colectivo de Víctimas censura que el Gobierno vasco "delegue la memoria de las víctimas en los defensores de ETA"

Publicado 04/09/2015 14:22:45CET

SAN SEBASTIÁN, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo, Covite, ha censurado que el Gobierno vasco "delegue la memoria de las víctimas en los defensores de ETA" y ha considerado que el Ejecutivo de Iñigo Urkullu "debe adoptar una postura clara en torno a la construcción de una memoria que señale a ETA como responsable de la mayor conculcación de derechos humanos registrada en Euskadi".

En un comunicado, el colectivo ha realizado estas afirmaciones con motivo de la reunión del lehendakari con 128 alcaldes de municipios en los que ha habido víctimas de atentados terroristas y de abusos policiales.

En ese sentido, ha insistido en que "dejar en manos de los municipios vascos la gestión de la memoria pública supone permitir que quienes justifican a ETA construyan la memoria de sus víctimas, una irresponsabilidad política que constituye un peligro terrible para las nuevas generaciones".

A su juicio, es "preocupante" el intento del Gobierno vasco de "difuminar el fenómeno terrorista equiparando el asesinato selectivo de seres humanos perpetrado por grupos terroristas en Euskadi y los abusos policiales producidos en los municipios vascos". "Esta maniobra blanqueará el pasado criminal de la banda terrorista, característica diferencial del País Vasco", ha subrayado.

Covite ha afirmado que "si bien el Gobierno vasco ha expuesto que el encuentro se producía para fomentar homenajes a las víctimas fallecidas en los municipios", el colectivo, "con la vista puesta en la izquierda abertzale", ha resaltado "el sinsentido de reclamar homenajes a quienes justifican el asesinato selectivo de seres humanos a manos de ETA y se niegan a condenar el historial criminal de la banda".

Finalmente, ha recalcado que cualquier gesto de homenaje que no vaya acompañado de una "condena expresa" del terrorismo es "un atentado contra la inteligencia de la ciudadanía y un ejercicio de cinismo que promueve la perpetuación de la cultura del odio en el País Vasco".