La comisión de Fernández Díaz en el Congreso se atasca, pero quiere ampliar su duración hasta diciembre

Jorge Fernández Díaz
CONGRESO
Publicado 18/04/2017 16:05:53CET

La Cámara Baja sigue a la espera de que el Gobierno le envíe la documentación que le ha pedido, que es "escasísima"

MADRID, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

La comisión de investigación del Congreso sobre el supuesto uso partidista del Ministerio del Interior en la etapa de Jorge Fernández Díaz no ha acordado este martes ninguna de las comparecencias que los grupos parlamentarios habían venido planteando y en lo único en que se han puesto de acuerdo todos, salvo el PP, es en solicitar la ampliación de su duración hasta el próximo mes de diciembre.

En su última reunión, justo antes del receso de Semana Santa, la citada comisión ya había decidido prorrogar un mes de lo previsto los trabajos, hasta finales de junio, teniendo en cuenta que con la llegada de los Presupuestos de 2017 al Congreso se reducían los días para poder celebrar reuniones.

Sin embargo, la documentación que se había reclamado al Gobierno y otras instituciones sobre el objeto de la comisión ha sido "escasísima", como ha revelado el presidente de la misma, el peneuvista Mikel Legarda, lo que ha provocado la discusión de los grupos sobre el plan de trabajo a seguir y, en concreto, sobre a qué nuevos comparecientes citar.

El PP no ha solicitado ninguna comparecencia más porque considera que "no hay caso" y porque las explicaciones ya dadas por el exministro Jorge Fernández Díaz y el exdirector de la Oficina Antifraude de Cataluña Daniel de Alfonso el pasado 5 de abril ya fueron suficientemente aclaratorias.

LÍO EN LAS VOTACIONES

Por su parte, el PSOE reclamaba, de entrada, citar al exdirector de la Policía Nacional Ignacio Cosidó y no llamar a ningún otro compareciente hasta tener en su poder toda la información solicitada, una posición compartida con Ciudadanos pero no por el PP, que se ha opuesto, ni por Unidos Podemos, que se ha abstenido.

A la salida de la "animada" reunión de este martes, según ha confesado el propio presidente, los de Pablo Iglesias han explicado que no habían querido apoyar la comparecencia de Cosidó --a quien ellos también reclamaban-- porque, según ha señalado el diputado Rafael Mayoral, existe "un pacto tácito" entre el PP, el PSOE y Ciudadanos para cerrar con él la comisión.

Un pacto que el PSOE ha negado. "Ni hemos pactado con el PP cerrar la comisión, ni hemos pactado con Podemos y ERC convertir la comisión en un circo", ha comentado el portavoz de Interior, Antonio Trevín, quien ha responsabilizado a la formación morada de que Cosidó vaya a dormir esta noche "un poco más tranquilo" al no tener que acudir por el momento al Congreso.

Una acusación compartida con Ciudadanos. Su portavoz este martes en la comisión, Luis Salvador, ha admitido no entender la postura de Unidos Podemos, a quien ha culpabilizado de haber hecho este 'regalo' al PP, que incluso, ha dicho, se ha permitido plantear que la comisión quedara "parada" hasta no contar con toda la documentación.

Lo que sí han sometido a votación tanto Unidos Podemos como los independentistas catalanes de ERC y el PDeCAT han sido sus propuestas de comparecientes --cabe recordar que el grupo confederal solicitaba, entre ellos, el exministro socialista Alfredo Pérez Rubalcaba y a excomisarios policiales como José Villarejo o Eugenio del Pino-- pero sus pretensiones se han chocado con la negativa del PP y Ciudadanos y la abstención del PSOE.

¿REUNIÓN EN DOS SEMANAS?

Así las cosas, la comisión ha concluido sin alcanzar ningún acuerdo sobre quién debe desfilar por este órgano, pero han decidido remitir un escrito a la Mesa del Congreso para que les permita prolongar los trabajos desde junio hasta finales de año.

El presidente de la comisión debe determinar ahora cuándo vuelve a convocar una nueva reunión para desatascar esta situación, pero de momento ha confesado que se va a dar un plazo de unas dos semanas para ver si durante ese tiempo el Gobierno remite al Congreso el grueso de la documentación que se le ha demandado. También tiene intención de pedir al Ejecutivoo que acelere la remisión de toda esa información que resta para que la comisión no se quede varada.

El PNV, en concreto, sí apuesta por llamar a nuevos comparecientes porque considera que hay elementos "suficientes" para seguir dando pasos, al igual que los independentistas catalanes, que han acusado al PP, PSOE y Ciudadanos de querer "dilatar" el proceso y que la comisión quede reducida "a la mínima expresión, en palabras del portavoz del PDeCAT, Sergi Miquel.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies