En Comú también pide explicaciones a Santamaría por el recurso al TC contra la investidura de Puigdemont

Rafael Catalá y Soraya Sáenz de Santamaría
EUROPA PRESS
Publicado 29/01/2018 19:00:04CET

MADRID, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

En Comú Podem ha pedido la comparecencia en el Congreso de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, para que dé cuenta de la presentación de un recurso de inconstitucionalidad contra la investidura de Carles Puigdemont y para que aclare si intentó condicionar la posición del Tribunal Constitucional.

Este mismo lunes, también el PDeCAT ha pedido explicaciones por este mismo tema a la vicepresidenta, solicitando su comparecencia tanto en el Congreso como en el Senado.

En concreto, el socio catalán de Unidos Podemos quiere que Sáenz de Santamaría acuda a la Comisión Constitucional del Congreso para que informe de "sus recientes actuaciones en relación con el debate de investidura que deberá producirse en el Parlamento de Cataluña".

Paralelamente, el portavoz adjunto de En Comú en el Congreso, Josep Vendrell, ha registrado unas preguntas para que el Gobierno vaya adelantando por escrito algunas explicaciones y, en concreto, pide saber si es cierto que el Gobierno se puso en contacto con magistrados del Tribunal Constitucional para tratar de influir en las deliberaciones.

¿POR QUÉ CAMBIÓ DE OPINIÓN?

Se refiere a las noticias acerca de que desde el Gobierno se trasladó al TC la "preocupación" por el "quebranto" que sufriría el Estado de Derecho si finalmente Puigdemont fuera investido presidente a distancia. "De ser cierto, estaríamos ante una grave injerencia del Poder Ejecutivo que podría afectar a la independencia del TC. ¿Es consciente el Gobierno?", pregunta Vendrell.

En el escrito, recogido por Europa Press, el diputado de En Comú pide saber también por qué se desoyó el informe del Consejo de Estado, que aconsejó no recurrir antes de celebrarse la investidura, y qué "hecho o circunstancia" llevó al Ejecutivo a cambiar de opinión y presentar la citada impugnación, cuando la víspera el propio Mariano Rajoy la había descartado.