Un concejal del PP en Ibiza dimite tras enfrentarse ebrio a la policía

Actualizado 30/01/2013 18:16:20 CET

Un concejal del PP en Ibiza dimite tras enfrentarse ebrio a la policía

En la localidad de San Antonio

Actualizado 30/01/2013 18:16:20 CET

IBIZA, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El concejal de Juventud y Fiestas de la localidad ibicenca de San Antonio, en Ibiza, José Costa, ha puesto su cargo a disposición del equipo de gobierno tras el altercado que este sábado protagonizó con agentes de la Policía local a quienes se enfrentó en estado de embriaguez.

   Durante el Pleno celebrado este miércoles, Costa ha dicho que "los políticos debemos dar ejemplo" y, en este sentido, ha asumido que su actitud "no fue adecuada". El concejal se encaró, en estado ebrio, a unos agentes que acudieron a un establecimiento de la localidad donde el edil celebraba el cumpleaños de su mujer.

   Costa también ha manifestado que le provoca "muchísima pena" que, a pesar del trabajo que ha desempeñado durante estos dos años, por este "error" se vea en esta tesitura, pero ha dicho que acatará la decisión de sus compañeros.

   El concejal se ha disculpado con los agentes con los que discutió el pasado fin de semana, con los ciudadanos y con sus compañeros de partido. Por su parte, la alcaldesa, Pepita Gutiérrez, ha agradecido "la responsabilidad" que ha mostrado Costa y ha dicho que "es pronto para determinar qué decisión adoptaremos, ya que nuestro deber es ser ecuánime y, para ello, es preciso dirimir qué es lo mejor para este municipio".

   Desde la oposición, el portavoz del PSOE-Pacte, Pep Marí 'Marge' ha reiterado que lamentan "profundamente" la postura del PP y creen que la alcaldesa "ha vuelto a equivocarse", ya que Costa debería irse del cargo por "respeto democrático", ya que la "prepotencia no se contempla en el Gobierno de Sant Antoni".

   Por su parte, Juanjo Ferrer, de Es Nou Partit, ha explicado que su partido ha abandonado el Pleno al comienzo del mismo, porque todos estaban pendientes de las explicaciones de Costa y no han querido tratar el asunto al principio de la sesión, por lo que "así no hemos querido seguir".

   "Estoy decepcionado, porque todos esperábamos una actuación decidida y rápida por parte del equipo de Gobierno y creen que, sólo con pedir disculpas públicas, todo ha quedado arreglado y la verdad es que lo sucedido ha sido algo muy grave, por lo que no sirve de nada que la próxima semana presenten alguna solución", ha concluido Ferrer.