Condenado el alcalde de Naut Aran (Lleida) a pagar 1.350 euros por conducir borracho y por amenazar a los agentes

Actualizado 30/05/2011 15:30:45 CET

LLEIDA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de Instrucción de Vielha e Mijaran ha condenado al alcalde de Naut Aran (Lleida), César Ruiz Canela Nieto, a pagar 1.350 euros y a la retirada del carné durante 10 meses por conducir borracho y por su desconsideración hacia los agentes que le hicieron la prueba de alcoholemia al amenazarles con hablar con Felip Puig y Artur Mas para hundirles, cuando había dado 1,06 miligramos de alcohol por litro de aire aspirado.

Según recoge la sentencia, el alcalde circulaba el pasado 9 de abril por la C-28 cuando se topó con un control de alcoholemia de los Mossos d'Esquadra en el punto kilométrico 24,9 y al darle el alto los agentes observaron que mostraba síntomas de ir bebido.

El alcalde manifestó que no podían hacerle eso por su condición líder del consistorio y, minutos después, en el vehículo policial donde le practicaron la prueba, continuó espetando a los agentes que lo que estaban haciendo era "demencial --añadiendo-- Esto es la Guerra. Os hundiré".

Cuando los agentes le informaron de la tasa de alcoholemia que había dado, Ruiz Canela, tiró su teléfono móvil contra el suelo del coche policial, gritando expresiones como: "Se os ha acabado el trabajo y juro por mi madre y por mi hijo de cuatro años que iré a por vosotros dos". "Hablaré con Felipe Puig y con Artur Mas mañana para que no trabajéis más. Os hundiré", manifestó.

El juez considera que el alcalde incurrió en una falta de consideración a agentes de la autoridad, apreciando en sus expresiones una "insolencia" hacia ellos, aunque acepta la eximente incompleta de embriaguez, tras los resultados que ofrece el test y tras su declaración en el juzgado en el que reconocía que había ingerido vino de forma moderada, por lo que le condena a pagar 150 euros.

Además, en otra sentencia que juzga los mismos hechos, le condena por el delito de conducción bajo los efectos del alcohol a una multa de 1.200 euros y a la retirada del carné de conducir durante diez meses.