Condenado a año y medio de prisión por agredir al policía que acudió al accidente que provocó ebrio

Actualizado 19/09/2007 16:54:00 CET

El joven de 26 años deberá pagar además una multa de 1.284 euros por lesiones y delito contra la seguridad del tráfico

ALMERÍA, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal número uno de Almería condenó a un año y medio de prisión a F.J.C., un joven de 26 años y vecino de la capital que, tras protagonizar un accidente de tráfico cuando conducía ebrio, golpeó a uno de los agentes de la Policía Local que acudió al lugar de los hechos para instruir el atestado y se negó en hasta tres ocasiones a que se le practicase la prueba de alcoholemia.

El fallo, que deriva del escrito de calificación del fiscal al que se avinó la defensa del joven, impone la retirada del carné de conducir durante un año y un día por un delito contra la seguridad del tráfico además de una multa de seis meses a razón de seis euros por día.

El magistrado Luis Columna aplica no obstante en su sentencia, a la que tuvo acceso a Europa Press, la atenuante de embriaguez para la condena por los delitos de atentado, desobediencia y falta de lesiones al agente de la autoridad que suman un año y seis meses de cárcel, además de una multa de seis euros al día durante un mes.

F.J.C. provocó a las 14.15 horas del 31 de julio de 2006 un accidente de tráfico en la carretera de La Mojonera a su paso por el término municipal de Roquetas de Mar (Almería) en el que el Ford Focus que conducía impactó contra una furgoneta Renault Kangoo sin causar daños personales aunque sí numerosos desperfectos materiales.

A continuación, y según consta en los hechos probados, se encaró con el conductor del otro vehículo para después dirigir sus iras hacía uno de los policías locales que acudió al lugar y al que gritó "apártate que si no te meto a ti también".

GRAN EMBRIAGUEZ

El agente, tras intentar mediar en la discusión entre los dos implicados en el siniestro, recibió dos fuertes patadas en el pecho por parte del joven y otra en la entrepierna que le causaron lesiones leves sobre todo en el tórax de las que tardó dos días en curar aunque no precisó asistencia sanitaria.

El fallo detalla que F.J.C presentaba en el momento de los hechos un comportamiento arrogante, amenazador, exaltado e insultante que le llevó a negarse en repetidas ocasiones a que se le practicase la prueba de alcoholemia ya en dependencias de la Policía Local de Roquetas de Mar.

Describe su estado además como característico de una gran embriaguez ya que el joven tenía movimiento oscilante de la verticalidad, equilibrio y girar balanceante, habla pastosa, ojos enrojecidos, presencia de nistagmos, rostro congestionado, así como ropa y aliento con olor alcohol evidente debido a los eructos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies