Un condenado por el crimen de Amnesia pide al TS ser absuelto por el "agresivo interrogatorio" de la juez a los testigos

Actualizado 24/11/2011 13:21:23 CET

Fiscal niega que el tribunal fuera imparcial y reclama confirmar la condena a 25 años de cárcel por matar a un portero de la discoteca

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La abogada de David Lozano, condenado a 25 años de cárcel por matar a un portero de la discoteca Amnesia de Madrid en mayo de 1999, ha solicitado al Tribunal Supremo que absuelva a su cliente ante la "imparcialidad" que mostró el tribunal al interrogar de forma "agresiva" y "beligerante" a los testigos que participaron en el juicio oral.

Así lo ha expresado la abogada María Dolores Márquez de Prado en una vista que ha celebrado la Sala de lo Penal del alto tribunal para revisar la condena impuesta por la Audiencia Provincial de Madrid a David Lozano por homicidio con la agravante de abuso de autoridad, y por el intento de homicidio de otras dos personas.

La letrada ha estimado que el tribunal que juzgó a finales del pasado año a su representado vulneró su presunción de inocencia ante la "beligerancia" que exhibió su presidenta al cuestionar a los testigos.

En este sentido, ha recordado que la doctrina establece que los órganos judiciales deben presidir el debate entre las partes desde la "imparcialidad" y la "prudencia", pudiendo intervenir para solicitar aclaraciones a los testigos.

Pero además la defensa ha ahondado en las "contradicciones" en las que incurrió la sentencia condenatoria y ha subrayado que no existe prueba de cargo suficiente para considerar que Lozano conociera las intenciones, se concertara con los autores materiales de la "brutal agresión" y tuviera "dominio del hecho". El condenado no pudo ser juzgado en su momento junto a los otros encausados --los hermanos Babak, Atabak y Siamak M. y Alfonso T.T.-- porque se fugó a México.

"¿Cuál fue el móvil para participar en este brutal escarmiento con personas que apenas conocía?", se ha preguntado la defensa, que ha remarcado que Lozano no era conocido ni trabajaba habitualmente en "el mundo de la noche y de las discotecas".

Además, ha enfatizado que ningún testigo declaró haberle visto participar en los altercados cometidos por la banda de 'Los Iraníes' que desencadenaron el crimen ocurrido el 10 de mayo de 1999 en el que murió el portero Víctor Manuel P.P. Según ha dicho, Lozano acudió esa noche a Amnesia porque un amigo le propuso que "era de las pocas discotecas abiertas un domingo" en la capital.

Finalmente, la abogada ha destacado que el tribunal que juzgó y condenó a su cliente se debió apoyar desde "la razonabildiad" y no en "meras intuiciones" y ha remarcado que la sentencia se contradijo al afirmar que los autores materiales entraron en el local con las pistolas en la mano, y luego, indicar que desenfundaron las armas.

CONTRADICCIONES NO REVISABLES

Por su parte, el fiscal ha pedido al Tribunal Supremo que confirme la pena de 25 años de cárcel para David Lozano y ha argumentado que las contradicciones de la sentencia o la participación en los hechos no son revisables en el recurso de casación.

Además, ha rechazado que la Audiencia Provincial de Madrid fuera imparcial ya que la ley permite al presidente intervenir en la vista para aclarar las respuestas de los intervinientes. "Tiene que ver con la índole personal del juez, algunos son más inquisitivos pero decir que se ha quebrado la imparcialidad es una exageración".

En el fallo, el tribunal consideró probado que David, junto a las otras cuatro personas mencionadas, se dedicaban en ese momento a tareas de seguridad de diversas discotecas, "surgiendo, como consecuencia de ello y de su intención de realizar esa función en otro locales, incidentes con las personas que ejercían esta actividad en los mismos, como en la discoteca Amnesia, también denominado con anterioridad 'Friends'".

HECHOS PROBADOS

La sentencia señaló que Alberto T.T. inició en el mes de enero de 1999 una discusión con el encargado de la discoteca 'Friends', a quien golpeó. Así, la seguridad de la sala le expulsó y ante de abandonarlo éste reaccionó disparando al techo en dos ocasiones con un arma que portaba.

Días después, el jefe de seguridad del local se personó con varios porteros de la sala, entre ellos Víctor Manuel P., en la discoteca 'Bakstage', en la calle Jorge Juan, con la finalidad de exigir al procesado explicaciones.

Tras ello, se produjo una pelea entre Alberto T.T. y Víctor Manuel P. Tras estos hechos, los procesados decidieron vengarse de los miembros de seguridad de la discoteca y causarles la muerte.

Alrededor de la 1.30 horas del 10 de mayo de 1999, los acusados se dirigieron a las inmediaciones de la discoteca 'Friends', "acelerando fuertemente cuando pasó por la puerta del local" y percatándose de que se hallaban en el exterior los porteros, entre ellos Víctor Manuel P. También estaban Juan José Z., Jorge G. y Faustino M.

Unos minutos después, tras estacionar el vehículo, Alfonso T.T. y David L.M con bates de béisbol, Siamak con una barra y una pistola y Babak y Atabak con sendas pistolas irrumpieron violentamente en la entrada del local. Directamente, y tras intentar Alfonso agredir con un bate a varios de los presentes, Siamak, David y Alfonso se dirigieron a Víctor, al que propinaron varios golpes en la cabeza y en la cara.

Al mismo tiempo, Babak desenfundó el arma de fuego y disparó dos veces a Víctor Manuel P.P., alcanzándole con uno de esos tiros. Atabak disparó también contra él, alcanzándole, y Siamak, aprovechando que Juan José se estaban levantando del forcejeo previo con Babak, desenfundó su arma y le disparó directamente. Por último, Attabak M. también disparó en dos ocasiones a Jorge G.D.

El personal de la discoteca Amnesia intentó defenderse de la agresión, resultando Babak herido por impacto de bala, lo que motivó que el grupo agresor iniciara la huida. Alfonso y David introdujeron a Babak en el vehículo que conducía el primero y le trasladaron a un centro hospitalario para que fuera atendido.

A consecuencia de la agresión, Víctor Manuel recibió dos impactos de bala, uno incidió en el hemitórax derecho, causándole una herida necesariamente mortal, al ocasionar una hemorragia fulminante al nivel del tórax. Recibió además otro impacto en el brazo derecho y hasta seis heridas inciso contusas en la cabeza y tres contusiones en la cara a consecuencia de los golpes recibidos con los bates.

Juan José Z. resultó con una herida por arma de fuego en región infraclavicular derecha con sección de la arteria axilar derecha, y de no haber mediado una intervención terapéutica urgente hubiera podido sufrir un shock hemorrágico y la muerte. El lesionado tardó en curar 90 días, estando cuatro de ellos hospitalizado.

Por su parte, según el fallo, Jorge G. D. recibió dos impactos de bala, uno en el antebrazo derecho y otro en la base del cuello, que le provocaron heridas de las que tardó en curar 15 días, precisando hospitalización durante dos de ellos.

También recibió el impacto de un disparo Francisco Javier L. F., sin que conste acreditado si ello fue por efecto de un disparo directo o por efecto rebote, como consecuencia de lo cual sufrió lesiones superficiales en la cara lateral del brazo derecho, que no afectaron a planos musculares, de lo que tardó 20 días en curar.