Condenado a 8 meses de cárcel el vecino de Zaratán (Valladolid) acusado de aterrorizar a vecinos de una urbanización

 

Condenado a 8 meses de cárcel el vecino de Zaratán (Valladolid) acusado de aterrorizar a vecinos de una urbanización

Actualizado 15/02/2006 14:57:20 CET

Está a la espera de otra sentencia en la que podría ser condenado a una pena de entre 5 y 9 años de cárcel

VALLADOLID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal número 2 de Valladolid ha condenado a una pena de ocho meses de cárcel al vecino de Zaratán (Valladolid) José Paulino A.R. por coaccionar a los actuales inquilinos de un chalé próximo al suyo y causar desperfectos en su vehículo y vivienda. El condenado es el mismo que está a la espera de otra sentencia de la Audiencia de Valladolid tras haber sido juzgado a posteriori por hacer la vida imposible a los antiguos propietarios de este mismo chalé.

En la presente sentencia, la juez ha resuelto condenar a José Paulino por los enfrentamientos mantenidos en abril del pasado año con Pablo José F.C, propietario de un chalé situado frente al suyo, en la misma calle Pozuelo de Zaratán, que a raíz de los hechos se vio obligado a dejar su vivienda por espacio de dos meses y medio y a alojarse en un piso de alquiler para preservar su integridad y la de su familia.

En concreto, el acusado ha sido hallado responsable de un delito de años y de otro de coacciones, junto con dos faltas de vejaciones, por los que ha sido condenado a ocho meses de cárcel, multas por valor de 400 euros y al pago de indemnizaciones en favor del matrimonio perjudicado por valor global de 1.539 euros por los daños sufridos en su vehículo y la puerta de la vivienda, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

El conflictivo vecino, que igualmente no podrá aproximarse a la vivienda de su víctima a una distancia inferior a diez metros, ha sido absuelto, sin embargo, de un delito de robo, tres delitos de amenazas y una falta de vejaciones.

Tras conocer el fallo, el vecino perjudicado expresó su disconformidad con el mismo y anunció su propósito de recurrir en apelación ante la Audiencia Provincial. De hecho, el perjudicado había solicitado para José Paulino A.R. un total de cuatro años y medio de cárcel, multas por valor de 2.970 euros y un conjunto de indemnizaciones de 9.083 euros, mientras que el fiscal había pedido veintitrés meses de prisión y 3.400 euros de indemnización.

La juez considera probado que el día 5 de abril de 2005 el denunciante fue objeto de todo tipo de insultos y amenazas por parte del acusado sin motivo alguno.

GRABADO POR LA CAMARA DE SEGURIDAD

A ese primer episodio siguieron otros incidentes los días 8 y 10 del mismo mes, cuando Paulino colocó unas barras contra la fachada del chalé de su vecino. Al día siguiente, su vehículo, un Audi A-6, apareció con las cuatro ruedas rajadas, una luna rota, embadurnado de barro y con agua en el depósito, si bien la juez no considera probado que José Paulino robara distintos efectos de su interior.

Al respecto, el propietario reconoció no haber presenciado los hechos, si bien advirtió de que la cámara de seguridad que instaló en su vivienda captó al vecino dentro del vehículo. Tampoco fue testigo de cómo el acusado inutilizó, supuestamente, el día 12 de abril la cerradura de su adosado, aunque se mostró convencido de que fue la misma persona, tal y como también entiende probado la juez.

La situación llegó a tal punto que el afectado optó por marcharse de casa y alquilar un piso por espacio de varios meses, ya que por aquel entonces su mujer estaba embarazada y temía por su seguridad y la de su hijo.

Sin embargo, en su sentencia la magistrada deniega la indemnización oportuna a los perjudicados porque, a su entender, el alquiler de la vivienda "no es un perjuicio que derive de la comisión de ninguno de los delitos que aquí se enjuician sino que es fruto de una decisión adoptada por Pablo José para evitar los problemas derivados del contacto con su vecino".

Otra decena de vecinos de la urbanización ha optado por marcharse de forma definitiva de la misma, entre ellos los primeros inquilinos del chalé que más tarde fue adquirido por el perjudicado. Estos últimos sufrieron todavía peor suerte ya que el 29 de abril de 2003 la mujer de ese vecino resultó gravemente lesionada tras sufrir el ataque de un perro propiedad del condenado y, supuestamente, azuzado por éste.

Este último caso se encuentra pendiente de sentencia en la Audiencia de Valladolid. En dicha causa, el Ministerio Fiscal y la acusación particular solicitan penas de entre cinco y nueve años de cárcel, respectivamente.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies