Condenados a hasta 3 años de cárcel 7 estafadores que lograron 320.000 euros por la técnica informática del 'phishing'

Actualizado 22/06/2007 14:11:37 CET

MADRID, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo ha condenado a penas de prisión de entre 13 meses y tres años por un delito continuado de estafa a siete personas que obtuvieron 321.783,93 euros mediante la técnica del 'phishing', consistente en el envío de correos electrónicos a clientes de entidades bancarias para pedirles información confidencial como sus claves y así obtener sumas económicas de forma fraudulenta.

La sentencia del Alto Tribunal, de la que fue ponente el magistrado Joaquín Giménez, rechaza los recursos de casación presentados por Youssef y Nabil Charkaoui y confirma una resolución dictada por la Audiencia Provincial de Madrid en julio de 2006 por la que condenó a estos dos ciudadanos y a otras cinco personas.

El negocio, que fue ideado por un menor y ejecutado por Fernando Carvajal Fenoy, consistía en enviar correos electrónicos a clientes de Citibank con un falso duplicado de la página web de la entidad, lo que les permitía hacerse pasar por empleados de esta compañía y demandarles sus claves secretas. Una vez obtenidas, ordenaban las falsas transferencias con cargo a las cuentas de los condenados.

El Alto Tribunal confirma la sentencia del tribunal de instancia al entender que los dos recurrentes, junto con las otras personas también condenadas, "aceptaron abrir" las cuentas corrientes y "recibieron transferencias con cargo a cuentas de clientes auténticos" establecidos en Estados Unidos mediante el citado procedimiento.

Asimismo, rechaza la vulneración del derecho a la presunción de inocencia alegada por los dos recurrentes, que defendieron que "se limitaron a aperturar una cuenta donde se efectuaron unos ingresos desconociendo el resto de la trama y, por supuesto, la identidad de los titulares de las cuentas desde las que se ordenaban las transferencias".

La sentencia considera "insostenible" esta argumentación porque el resto de condenados reconoció que convencieron a los hermanos Charkaoui para que participaran en estas actuaciones a cambio de recibir entre el 10 y el 50% de las cantidades transferidas. De igual modo, concluye que ambos "participaron y estaban al corriente, en lo necesario, de todo el operativo".

DELINCUENCIA INFORMÁTICA INTERNACIONAL

También sostiene que éste es "un caso de delincuencia económica de tipo informático de naturaleza internacional en el que los recurrentes ocupan un nivel inferior y sólo tienen un conocimiento necesario para prestar su colaboración". No obstante, añade que "la ignorancia del resto del operativo no borra ni disminuye su culpabilidad porque fueron conscientes de la antijuricidad de su conducta".

Sobre la inexistencia de engaño por parte de los recurrentes, otro de los motivos de casación alegados por los recurrentes, el Supremo concluye que la actuación de los condenados supone "una estafa cometida a través de una transferencia no consentida por el perjudicado mediante manipulación informática", por lo que "no es precisa la concurrencia de engaño alguno por el estafador" para la comisión del delito.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies