Condenan a 4 años y medio a un hombre por intentar abusar de una norteamericana que estaba ebria

Actualizado 15/02/2006 16:03:31 CET

MÁLAGA, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Málaga ha condenado a cuatro años y medio de prisión a un hombre, con iniciales E.S.R., por un delito de agresión sexual en grado de tentativa, al considerar probado que el joven intentó violar a una mujer norteamericana que se subió al coche del procesado creyendo que era un taxi, al estar ebria. Además, deberá indemnizar a la joven con 9.100 euros.

Los hechos sucedieron en febrero de 2002 en la avenida Ricardo Soriano de Marbella (Málaga), cuando, según la sentencia a la que tuvo acceso Europa Press, la joven hizo un gesto al acusado, que conducía su vehículo por dicha vía, para que se parara y la llevara al hostal, ya que creía que se trataba de un taxi. Así, ella se montó en la parte trasera.

Se declara probado que el hombre se dirigió a las afueras de la ciudad y estacionó el vehículo en un lugar oscuro y solitario. "Con un claro ánimo de satisfacer sus deseos sexuales" y contra la voluntad de la mujer, la sacó del coche, la arrojó sobre el capó y quiso violarla, lo que no consiguió ante "la fuerte resistencia de la víctima". Posteriormente, la abandonó en una gasolinera, aunque ella pudo apuntar la matrícula.

La Sección Segunda entiende que concurren todos los elementos del delito de agresión sexual, "no existiendo ni la más mínima duda de que la intención del acusado desde un inicio fue la de penetrar a la perjudicada". La Sala basa la condena en el testimonio de la víctima, que aunque no compareció en el juicio oral, sí se le tomó declaración como prueba anticipada durante la instrucción, precisamente para prever su imposibilidad a acudir a los llamamientos judiciales, al ser norteamericana.

Asimismo, el Tribunal entiende "poco creíble" la versión del acusado, quien dijo que la víctima se le echó encima del coche, que no pudo parar el vehículo porque estaba en la autovía y que fue ella quien comenzó los tocamientos. En este sentido, en la sentencia se especifica que el procesado "al ver el estado de la misma" que estaba ebria, "lo que hizo fue aprovecharse de tal situación y trasladarla a un lugar oscuro donde pudiera satisfacer sus apetencias sexuales".

Además, se incide en que las lesiones que presentaba la víctima, en la horquilla de peroné "son propias de quien se le fuerza a abrir las piernas". "La declaración del acusado es un tanto vaga e imprecisa y la justificación que da de su comportamiento resulta inverosímil", según el Tribunal, para quien la declaración de la víctima es "creíble" y exenta de móviles espurios "máxime cuando la mujer no conocía de nada al acusado" hasta ese día.

El Tribunal entiende, por tanto, que se da la circunstancia agravante de aprovechar las circunstancias de lugar y tiempo que debiliten la defensa del ofendido, ya que cree que, teniendo en cuenta que se trataba de una persona que no entendía el idioma español, que no conocía la ciudad y que tenía dificultad para escapar el acusado "se dirigió fuera de la ciudad a un lugar donde difícilmente podría acudir alguien en su auxilio".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies