Condenan a una discoteca de Madrid a pagar las costas de un juicio para "eliminar la litigiosidad artificial"

 

Condenan a una discoteca de Madrid a pagar las costas de un juicio para "eliminar la litigiosidad artificial"

Actualizado 25/11/2009 19:56:18 CET

MADRID, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un juez de Madrid ha condenado a la empresa propietaria de una discoteca a pagar las costas de un proceso judicial iniciado por una de sus camareras, que fue despedida cuando se encontraba embarazada, con el objetivo de "contribuir a eliminar no sólo la litigiosidad artifical sino también a limitar la insostenible".

La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, ha sido dictada por el titular del Juzgado de lo Social número 34 de Madrid, Antonio Seoane, que condena a la empresa Savoy Ocio, propietaria de la discoteca 'Buda Bar', a readmitir a la trabajadora con las mismas condiciones que tenía antes del despido y a abonarle las costas del proceso.

El juez justifica esta última medida, que no fue solicitada por el abogado de la parte demandante, Ángel Pelegrín, atendiendo a "razones eminentemente prácticas de control de la litigiosidad en un momento de desbordamiento inencauzable de los órganos jurisdiccionales de este orden".

"Incuestionablemente, la imposición de costas al vencido que no goza del beneficio de justicia gratuita ha de contribuir a eliminar no sólo la litigiosidad artificial sino también a limitar la insostenible, sobre la base de principios objetivos ajenos a la temeridad y mala fe, de restricta aplicación y contenido marcadamente subjetivo", destaca la resolución judicial.

CUMPLIMIENTO DE OFICIO

Además, considera que la condena en costas "constituye un incentivo importante para que los vencedores en pleito colaboren en la ejecución de oficio de las sentencias, al ofrecérseles un plus sobre la percepción de las prestaciones de garantía del Fondo de Garantía Social (FOGASA)".

En relación con el asunto de fondo, la sentencia considera que el despido debe considerarse nulo porque, a pesar de que la trabajadora tenía un contrato temporal sujeto al "exceso de clientes al local", éste se produjo cuando se encontraba de baja médica por razón de su embarazo, lo que atenta contra "la normativa de protección objetiva de la mujer".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies