Condenan a un hombre a un año y tres meses de cárcel por agredir a un policía que le echó de un portal en Castellón

 

Condenan a un hombre a un año y tres meses de cárcel por agredir a un policía que le echó de un portal en Castellón

Actualizado 14/11/2011 19:43:57 CET

CASTELLÓN, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a un hombre a cumplir un año y tres meses de cárcel por agredir a un policía que le echó de un portal en el que estaba durmiendo, según consta en una sentencia facilitada por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV).

El incidente tuvo lugar sobre las 7.30 horas del 27 de marzo de 2011, cuando una mujer requirió la ayuda de un agente de movilidad urbana para que acudiera a su edificio puesto que había un hombre durmiendo en el portal y no era ningún vecino.

El agente acompañó a la vecina hasta el portal, y allí indicó al acusado que tenía que levantarse y marcharse. En un primer momento éste obedeció las indicaciones y se fue, pero acto seguido se volvió y se dirigió al policía con frases como 'te voy a matar'. También le dio un fuerte empujón y dos puñetazos que impactaron en la oreja derecha y en el antebrazo izquierdo.

Hasta el lugar de los hechos llegó una patrulla de la Policía Local --avisada por los vecinos--. Al querer formalizar una denuncia el primer agente contra el acusado, se le requirió a éste una identificación, y respondió con frases como 'os vais a enterar si me detenéis que ha sido militar'.

El agente urbano sufrió como consecuencia una contusión en el antebrazo izquierdo y un hematoma en el pabellón auricular que precisaron de una primera asistencia facultativa y dos días en curar. Por su parte, el médico que atendió al acusado puso en su informe que éste se mostraba "agresivo e insultante".

Por estos hechos, el juzgado de lo Penal número 1 de Castellón condenó al hombre a una pena de un año y tres meses de prisión por un delito de atentado en concurso ideal con una falta de lesiones, y a pagar una multa de siete euros durante un mes y medio.

Esta resolución fue recurrida por el acusado, y sin embargo la Audiencia la desestima y confirma la pena del juez al entender que el agente de movilidad urbana "estaba cumpliendo sus funciones y cometidos establecidos por la ley", y que fue requerido para solucionar un problema relacionado con el orden público. Así, actuó de forma inmediata, "obteniendo la respuesta por el condenado que se ha hecho constar".

Esta conducta --agrega el tribunal-- "infringe" el principio de autoridad y menoscaba "de forma clara" la función pública que en esos momentos estaba haciendo el agente. Por lo tanto, estima que la calificación penal de los hechos está "correctamente realizada" y el agente "es merecedor del plus que establece la ley".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies